Bajo una brisa que caía sobre el barrio Monseñor Lezcano, los habitantes y militantes sandinistas rindieron homenaje a la compañera Lupita Camacho, caída en combate el 10 de junio de 1979, en el sector de El Cortijo y Linda Vista, barrios que se levantaron con sus combatientes populares ante el llamado a la insurrección.

A 40 años de su muerte, ella siempre es recordada por los nicaragüenses, principalmente por los habitantes de este barrio.

Es por ello que hoy en su monumento fue colocada una ofrenda floral, se celebró un acto cultural y se ratificó el compromiso para con el Frente Sandinista de más de 80 compañeros y compañeras de Monseñor Lezcano al recibir su carné de militancia en el marco del 40/19.

Doña Clara Eugenia Estrada, habitante de este barrio desde hace 64 años, recordó a Lupita como una compañera de lucha proveniente de una familia muy entregada al Frente Sandinista.

Ella ofrendó su vida muy joven, muy chavalita, igual que muchos compañeros de Monseñor Lezcano y que cayeron igual que ella”.

A ella se le rinde homenaje porque su sangre no fue en vano y hoy se viven los logros de la Revolución con el Buen Gobierno.

Yo creo que Lupita está gozando en el cielo o donde esté porque se está cumpliendo todos los ideales por los que ella luchó. Todos sus sueños de una Nicaragua con todos los beneficios para la gente pobre, todos los logros que estamos viendo, ella también los está viendo”, aseguró doña Clara Eugenia.

La compañera Mirna Guzmán, política territorial, indicó que se conmemora un aniversario del paso a la inmortalidad de Lupita Camacho, quien dio su vida para que “hoy con nuestra revolución estemos en paz, en amor y reconciliación, siempre apoyando a nuestro comandante y a la compañera Rosario y este Buen Gobierno para seguir adelante con nuestros proyectos revolucionarios”, apuntó.