Lo han matado obligándolo a morir

a Pedro, a Rojas, al obrero, al hombre (…)

así, después de muerto,

se levantó, besó su catafalco ensangrentado(…)

Su cadáver estaba lleno de mundo.

César Vallejo

“España, aparta de mí este cáliz”

 

Ese pequeño ejército loco de voluntad de sacrificio.

Gabriela Mistral

“El Mercurio”, Santiago, Chile, 4/3/1928

 Para Fidel y Raúl Castro, Tomás Borge, Daniel Ortega y Rosario Murillo, Nicolás Maduro, Evo Morales, Rafael Correa, Marcela Pérez Silva, Gustavo Espinoza... y tantos otros compas sandinistas.

 

Cuando eres más necesario, ahora, Augusto C., al redoblar el fósforo y el clamor del sicario…

Por toda aquesta Nuestra América clamo: regresa Augusto C., mas con machete en mano, y exorciza al averno, escarpado y mugriento.

Febricitante vuelve y espanta a aquel blindado enemigo teñido.

Estelar te presentas, y fulgen tus acciones en el mundo Tercero.

Cárdena tu palabra para imprecar al mojigato espíritu baldío.

Sandino, radiante como otrora (como siempre florífero), pero volviste, presto, airado, asaz nutricio.

¡Enarbolas la enseña, el gonfalón del triunfo!

Nictálope, Sandino, suculenta es la lucha: empedrado el camino, bifronte lo quisieron:

¡irradia y ya embiste al tapizar la muerte, bordada en inciviles, cerúleos cuajarones!

Vives, Sandino, y sabes: futurizo es tu paso, ¡allende nuestra historia que tú estás reescribiendo!

 

Al tercer día de los sufrimientos,/ cundo se crea todo consumado,/ gritando ¡libertad! sobre la tierra,/ ha de volver./ Y no podrán matarlo.

Alejandro Romualdo

 

La Calera, Lima, 31 de mayo de 2019