En saludo al 124 aniversario del natalicio del General Augusto Calderón Sandino, la compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de la República saludó al pueblo nicaragüense durante el acto de conmemoración realizado en el municipio de Niquinohomo.

En su intervención, la compañera Rosario expresó que Nicaragua es un pueblo valiente y digno, un pueblo que no se vende ni se rinde jamás.

"Aquí en su tierra natal, Niquinohomo, celebramos su aniversario 124 de vida y lo celebramos en plena conmemoración y celebración de esa paz que vamos consolidando todos los días. Paz y alegría, paz para trabajar mejor por todo lo que el pueblo nicaragüense quiere y merece y trabajar mejor con Sandino y desde su legado inmortal de valentía y dignidad por mejores programas de salud, más salud, tenemos excelentes programas de salud, reconocidos por los organismos internacionales y también de educación", señaló la compañera Rosario.

La compañera Rosario recordó que hace unos días se presentó el Plan Nacional de Producción honrando a Sandino.

Honrando a Sandino, que habló del campo nicaragüense, de la fertilidad del campo nicaragüense de las cooperativas, del trabajo de los productores. ¡Cuánta esperanza en ese campo nicaragüense, que Dios bendice, para que las cosechas sean milagrosas, prodigiosas, para tener más alimentos para el consumo y para exportar y comercializar más alimentos para mejorar nuestras vidas!”, exclamó.

Días de vida y esperanza

La vicepresidenta destacó que estos son días bonitos, de vida y esperanza que convocan a continuar todas las luchas por una Nicaragua que quiere paz.

Por una Nicaragua que quiere paz, trabajo y paz, que fortalece seguridad, trabajo y paz”, reiteró.

Resaltó que tras las lluvias que han comenzado a caer en el territorio reverdece todo.

Esta mañana veíamos el verdor de nuestros campos, que con unas poquitas lluvias, agua santa de mayo, reverdece todo, nuestros corazones también y veíamos cuantos rótulos y mensajes invocando a Dios y el poderoso nombre de Jesucristo, ‘Nindirí es de Jesucristo’, dice uno de los rótulos que están a la entrada de ese pueblo lindo- y también en Catarina y también aquí (Niquinohomo) la cantidad de iglesias donde se clama a Dios invocando todo su poder y toda su gloria para el pueblo nicaragüense”, afirmó.

Pueblo nicaragüense ha sido capaz de rescatar su bandera como símbolo de paz

La compañera Rosario Murillo destacó que el pueblo ha sabido rescatar la bandera como símbolo de paz, confiando en Jehová de los ejércitos, de quien es el poder y la gloria, poder que tiene el pueblo nicaragüense, que es el poder de la esperanza, de la fe, de la confianza y que es el poder del avivamiento y restauración de nosotros mismos.

"Hemos escuchado a nuestro comandante hablar de nuestra gloriosa bandera nacional y cómo a través de la historia siempre ha habido un puñadito de vendepatrias que la han querido secuestrar y arrastrarla, pero la historia ha demostrado que siempre el pueblo nicaragüense ha sido capaz de rescatar su bandera como símbolo de paz, porque en este cielo (como dice nuestro himno: ‘brilla hermosa la paz’) y nos ha costado muchísimo a lo largo de la historia, en medio de todas las amenazas que conocemos”.

Aunque atravesemos las circunstancias más difíciles sabemos que podemos y sabemos que ‘Siempre más allá’ es nuestro lema y nuestro camino, con la bandera azul y blanca de la patria rescatada de secuestro nacional que vivimos, ahora es la bandera de la que quieren apoderarse pero ni pudieron ni podrán porque esa bandera es de todos los nicaragüenses y sobre todo representa la dignidad, el orgullo de ser nicaragüense y representa la patria libre, y la patria seguirá siendo libre –como decía Sandino– mientras tenga hijos e hijas que la amen”, dijo.

Destacó que estamos todos llenos de amor y paz y llenos de amor en grande a nuestra Nicaragua para ver siempre más allá.

Restaurándonos, rescatando toda nuestra cultura de familia de valores de comunidad y sobretodo de amor al prójimo, la solidaridad”.

Concluyó afirmando que “celebramos el cumpleaños del General comprometidos con Nicaragua que quiere y que clama paz y amor cariño y paz reconciliación, para eso se traba todos los días de la mano de Dios”

La gracia de Dios está con los pueblos pacíficos, la gracia de Dios está con los pueblos que le aman y le rinden tributo todos los días, cómo, con práctica de encuentro de reconciliación de paz”, afirmó.

"Nuestra dignidad y nuestra fuerza de espíritu, nuestra fuerza espiritual nos lleva siempre más allá", finalizó.