Nieve a gran altura, granizos, ráfagas de vientos, intensas lluvias y ríos inundados castigan hoy a Italia, particularmente en la norteña región de Emilia Romaña, donde las autoridades declararon alerta roja.

La advertencia meteorológica máxima se dispuso para este lunes y mañana martes ante las inundaciones provocadas por el desbordamiento de los ríos Secchia y Panaro, además de sus afluentes, en la llanura y costa de Romaña, en la costa de Ferrara y en la llanura Emilia central y oriental.

Desde la noche anterior, unos 200 voluntarios trabajan en el área, junto a bomberos, autoridades locales y de la protección civil.

Según un reporte de la agencia Ansa la situación es crítica en el área de Módena debido también a las inundaciones.

En Fossalta-Saliceto Panaro se realizan obras de drenaje, mientras se dispuso en algunas zonas el cierre de escuelas y puentes y a las familias se les indicó trasladarse hacia zonas altas, algunas de ellas auxiliadas por equipos de rescate.

Desde temprano en la mañana la línea ferroviaria Bolonia-Rimini entre Forlì y Cesena se interrumpió debido al mal tiempo y como medida de precaución tras la inundación del río Savio en Romaña.

De igual modo algunas zonas de Toscana y en Liguria están también en alerta amarilla por vientos fuertes.

Además se reportan daños a la cosecha por la caída de granizos en Ginosa, Mottola y Castellaneta Marina, en la provincia de Taranto y el Valle D'Itria y parte de la provincia de Bari, todas en la región de Apulia, al sur de la península.

La confederación de agricultores directos (Coldiretti) en ese territorio, acorde con la agencia de noticias italiana en esa región, calificó de incalculable los daños producidos en el campo por la intensa tormenta de granizo que ayer afectó especialmente a la provincia de Taranto, sobre todo en Castellaneta, Castellaneta Marina, Ginosa, Palagiano y Mottola.

Los granizos, 'han destruido verduras, viñedos, trigo, albaricoques y las inflorescencias de cítricos. Estamos enviando la solicitud de reconocimiento del estado de desastre natural', según explicó Alfonso Cavallo, presidente de Coldiretti Taranto, citado por Ansa.

También son serias las afectaciones en la provincia de Bari, añadió Coldiretti, por intensas lluvias en Castellana, Conversano, Alberobello y Turi, con graves deterioros a tierras cultivables, cerezas y almendras.

Los primeros monitoreos arrojan un 60 por ciento de daño en las cerezas de Bigarreau, listas para la cosecha, informó Savino Muraglia, presidente de Coldiretti Bari.