"Al principio éramos diez, solo diez, entre ellos Carlos. Después fuimos centenares, y allí estaban Ricardo y Doris. Después fuimos miles, y allí estaban Julio Buitrago y Daniel. Ahora somos centenares de miles, y aquí estamos todos. Ahora somos una gran familia", expresó el comandante Tomás Borge Martínez.

Y así, como una gran familia rojinegra, de la que hablaba el fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional, en la nueva Nicaragua revolucionaria hoy 30 de abril desde la casa municipal de Diriamba La Cachorra, pobladores y militantes sandinistas rinden homenaje al comandante Tomás Borge Martínez en el séptimo aniversario de su paso a la inmortalidad, con espacios de reflexión sobre su legado.

El alcalde Fernando Baltodano indicó que es un compromiso de todos y este es un momento de poder reflexionar y ver de qué manera se puede aportar desde la persona con actitud sandinista y consolidar este proceso socialista, cristiano y solidario.

"Recordar al comandante Tomás Borge Martínez no es solamente hacer una sinopsis de su vida... sino hacer un compromiso de vida, un compromiso de asumir sus ideales para llegar adelante, principalmente en estos tiempos que Nicaragua necesita la unidad de toda la familia", dijo Baltodano.

 

"Creemos que la dirección del comandante Daniel y la compañera Rosario Murillo en estos tiempos ha sido lo más oportuno para saber que de toda crisis se puede sacar ventaja, y que toda crisis en medio del dolor, de la destrucción, del caos se puede salir victorioso", agregó.

Asimismo, el compañero Sergio Mojica, secretario político municipal, indicó que se estaba conmemorando a Tomás que dio su vida y entregó 81 años de su vida a esta revolución.

"Tomás nos enseña a ser buenos padres, a ser buenos hijos, nos encomienda la misión hacer pueblos amigos, a ser leales a nuestros principios y a los colores de la bandera rojinegra sandinista", aseveró Mojica.

En esta actividad también se entregó el carné de militante sandinista al compañero Ervin Antonio Avellán y fue recitado el poema ¡Tomás Borge! por Marvin Alemán.