La compañera vicepresidenta Rosario Murillo reiteró este miércoles que Nicaragua quiere y proclama Paz y Buena Voluntad, tras leer y destacar el mensaje que envió el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional a las familias nicaragüenses en esta Semana Santa.

Quiero agradecer en primer lugar todos los mensajes recibidos esta mañana, mensajes de fe, de esperanza, mensajes que proclaman en el nombre poderoso de Jesús, la paz, la fraternidad, la hermandad, el avivamiento, la restauración de nuestros corazones y de ese espíritu grande de los nicaragüenses”, expresó la compañera vicepresidenta de la República.

Añadió que los nicaragüenses vamos adelante llenos de fe y esperanza, vamos adelante llenos de compromiso, de reconciliación y paz. Y agradezco particularmente el envío del Salmo 133, expresó.

Así vamos con esa esperanza en alto, cada vez más en alto, con la confianza en Dios, creemos, confiamos, sabemos y esperamos en Dios. Nicaragua decimos esperamos en Dios, primero Dios, siempre nos estamos encomendando al Señor y lo hacemos porque nos reconocemos frágiles en este plano de vida”, resaltó.

Bendecidos por Dios

La compañera Rosario Murillo señaló que los nicaragüenses “nos reconocemos hijos de Dios e invocamos a nuestro Padre andando sus caminos. Sintiéndonos bendecidos porque sabemos que Dios escucha, que Dios es justo, que Dios es misericordioso y que Dios es amor”, añadió.

Que Dios nuestro Señor, protege y bendice a las familias de buena voluntad en nuestra Nicaragua. Jehová es justo, Jehová es justo, bendición de Jehová sobre nosotros y bendigámonos todos en el nombre poderoso de Jesús", agregó.

Semana Santa: Días especiales

Destacó que son días especiales los que estamos viviendo. “Hoy concluye la Cuaresma, en algunos países se celebran grandes procesiones al Nazareno o con la imagen del Nazareno”, refirió.

“Y después viene jueves y viernes, recuerdo en mi infancia en Niquinohomo, el Santo Entierro, y todos estos días eran días sin campanas, con matracas desde la iglesia llamándonos a los rezos con todos los santos cubiertos con tela morada”, relató.

Recordó aquellos ritos, rezos penitenciales de jueves y viernes, “y todo lo que aprendíamos en aquellos tiempos no se podía pisar fuerte en el piso, porque nos decían las tías, las abuelas, ‘ahí está Jesús’”, reseñó.

Más adelante señaló que se imponía el respeto a la tradición, a las creencias y a la Pasión y Crucifixión de nuestro Señor. Luego venía la procesión del Milagroso Santo Entierro, en Niquinohomo, que dicen que una vez sangró. 

“Y sangró por nosotros, había muchas hermanas, miembros de las congregaciones que les tocaba cambiar el vestuario a la venerada imagen del Santo Entierro, que decían que había manado sangre de su costado. La sangre de Cristo, la sangre poderosa de Jesús que nos redime a todos sin excepción, que nos dispone a todos al amor”, dijo.

Bendecidos

Y luego el sábado la misa de Gloria y el domingo la Pascua Florida, nos sentíamos como nos sentimos ahora, bendecidos porque sabemos que Dios nuestro Señor, Jesucristo el Dios todopoderoso, nos redimió, nos salvó. Redentor del Mundo y vamos a resucitar, estamos en la absoluta convicción, todos nosotros, de que la vida verdadera es eterna y que nos envuelven luces y que nos envuelven llamas de amor y paz en nuestra Nicaragua, recalcó.

Cantidad de actividades

La compañera Rosario destacó que en estos días santos el Mefcca, Intur, todas las instituciones como Intur, están desplegadas para asegurar la tranquilidad y seguridad de las familias, entre ellas la Policía Nacional, “todos asegurando el verano de amor, asegurando también el desplazamiento tranquilo de las familias hacia sus lugares como acostumbramos a hablar en Nicaragua: Voy a mi lugar, voy a estar con mi gente”, refirió.

Dijo que las familias salen a sus lugares y desde sus lugares, con sus familias disfrutando de los balnearios, los ríos, las pozas, las playas y las tradiciones de la fe.

Llenos de esperanza

“Estamos siempre llenos de esperanza, nadie puede arrebatarnos la esperanza, como nadie puede arrebatarnos la fe que nos fortalece cada día”, reflexionó.

Esta pequeña Nación del centro de América, es una Nación, es un pueblo, aquí vive un pueblo poderoso, porque a nosotros nuestra cultura de familia, nuestra fe, nuestra confianza en Dios, nuestra absoluta devoción y esperanza en Cristo Jesús y en la Santísima Virgen María, nuestra, nos distingue y nos defiende”, dijo.

Resaltó que somos un pueblo de paz, somos un pueblo de cariño, somos un pueblo de encuentro, somos un pueblo que camina, que avanza en las sendas bendecidas por Dios nuestro Señor.

“Y que trabaja con dedicación, con esmero, invocándole en la mañana y agradeciéndole cada noche para avanzar y prosperar”.

“Queremos desearle a todos una Semana Mayor llena de fuerza espiritual, llena de fe y esperanza, con absoluta convicción de victorias, desde la confianza en Dios. Estamos en sus manos, estamos en las manos de Dios y sabemos que su voluntad es el encuentro en la reconciliación y es la paz entre los hermanos”, destacó.

Es la paz entre nosotros, es la armonía, apártate del mal y haz el bien, busca la paz y sígueme, iluminando las tinieblas de nuestro corazón, el Señor nos da fe recta, esperanza cierta, calidad perfecta, nos ilumina, nos da sentido y conocimiento para cumplir sus santos y verdaderos mandamientos: el amor entre nosotros, el amor y la capacidad puesta a prueba en todos los tiempos de convivir armoniosamente, como pueblo bueno, como familia, esta Nicaragua que se levanta cada día y se acuesta cada noche, invocando al Altísimo y poniéndonos en sus manos, pidiéndole bendición, trabajo prosperidad, victorias”, dijo.

Miles se movilizan en paz

Resaltó que este miércoles Santo, miles de miles de hermanos “se movilizan hacia sus lugares como decimos en buen nicaragüense, a sus pueblos, a sus comarcas, a sus municipios para estar unidos en familia, para implorar, para invocar a Dios todos los días desde la unidad familiar, para que la unidad de todos por el bien de todos, se fortalezca cada día en nuestra Nicaragua”.

“Llevamos una movilización de 667 mil 140 hermanos, desde el día sábado al día de ayer martes 16 de abril, y estamos en todos los departamentos, como decíamos dándole gracias a Dios por la convivencia armoniosa de nuestras familias, por nuestro sentido de familia y de comunidad, disfrutando de las actividades propias de la Semana Mayor”, detalló.

La compañera Rosario Murillo informó que una cantidad de 450 mil 416 veraneantes hasta ayer martes se movilizaron hacia mil 16 sitios turísticos y destacó la participación en cultos, en procesiones, en los viacrucis acuáticos, ayer en el Río San Juan, hoy en La Boquita y Casares, el lunes en Granada.

Todas estas tradiciones que hemos venido estableciendo, porque son nuevas realmente, los viacrucis acuáticos, son nuevos, pero nos encanta sentir que en todos los momentos de nuestras vidas, en todos los lugares y con todas nuestras posibilidades, estamos invocando a Dios Nuestro Señor, más en estos momentos para que la paz sea, la paz permanezca”, reiteró.

Llega otro crucero

La compañera vicepresidenta agradeció la llegada a San Juan del Sur de 3 mil 47 hermanos y hermanas, en el crucero Island Princess, de bandera Bermuda, y que visitan Rivas, Masaya, Granada, Carazo, Diriamba, organizados por distintas tour operadoras nacionales.

Nuestro corazón agradecido a estos hermanos que están conociéndonos y conociendo nuestros patrimonios naturales y lo están haciendo disfrutando de la seguridad, cultura local, de nuestras tradiciones y de nuestro sentir de familia y de comunidad”, concluyó.