El poeta nicaragüense Jeremy Cerna, radicado en Alemania comparte un escrito explica por qué los grupos de la extrema derecha odian al pueblo, a la clase trabajadora en nuestro país agrupada en nuestro FSLN.

El microcosmo del odio

O el sentimiento colonialista inherente en la burguesía

 

Con el paso de los meses, después del intento fallido de golpe de estado en Nicaragua en abril del 2018, uno se debería cuestionar del porqué los grupos extremistas mantienen su retórica llena de falacias contra el gobierno y pueblo de Nicaragua. Las respuestas saltan a la vista de forma inmediata: son marionetas del imperialismo norteamericano y europeo, son personas faltas de patriotismo y sin valores morales, los cuales se cimientan en el amor y la convivencia pacífica. Pero, algo que llama mucho la atención es lo despectivo de sus acciones y palabras, las cuales no los afectan en lo más mínimo a ellos, sino al pueblo trabajador, a la pequeña y mediana empresa, al verdadero estudiante, al obrero, al campesino. Entonces, se puede deducir que uno de los motivos más fuertes de estos extremista-terroristas es el odio que sienten por el proletariado, por los sectores que han sido oprimidos desde los tiempos de la colonia y que tanto la oligarquía y burguesía nacional y extranjera quisieran volver a esclavizar. Es decir, la oligarquía quiere a toda costa convertir a los nicaragüenses en esclavos de los gobiernos de Europa y Estados Unidos, para ello necesitan obtener el poder sin importar lo que cueste o cuántas vidas humanas tengan que segar.

Etimología del Odio

Proviene del latín Odium y su significado literal es: Antipatía y aversión hacia algo o hacia alguien cuyo mal se desea (Diccionario RAE). Esta definición aplicada al contexto nicaragüense nos sitúa en la lucha de clases, puesto que es el rico, el burgués quien a toda costa quiere sumir a los nicaragüenses en la pobreza extrema. Ellos no soportan que el hijo o hija de una digna trabajadora del hogar (empleada doméstica para la burguesía) posea estudios universitarios y pueda sentarse los fines de semana en el mismo bar o restaurante que frecuenta la burguesía. Los ricos no ven a bien que los centros recreativos populares (parques, anfiteatros, playas, etc.) sean de gran calidad y no tengan nada que envidiarles a los clubes privados. Por eso, ellos piden sanciones en contra del pueblo de Nicaragua. Esa es la causa por la que intentan manipular a la población con mentiras a través de sus fábricas noticiosas, mal llamadas medios de comunicación. Y como punta de lanza abanderan “la justicia y la democracia”.

¿Qué es la justicia y la democracia en el entendido de la burguesía?

Primero habría que expresar que la utilización de estos términos por la burguesía es totalmente vacía, nunca han podido explicar o establecer a qué se refieren ellos bajo estas definiciones. Por tanto, se hace necesario ilustrar a la burguesía. Por Justicia se entiende: Principio moral que lleva a dar a cada uno lo que le corresponde o pertenece (1ra definición RAE). Si seguimos el hilo conductor de esta definición nos encontramos que el poder político, económico y social en Nicaragua se encuentra en las manos del pueblo, gracias al gobierno del FSLN (Representado por el Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo), esto a través de un sistema de elecciones presidenciales, las últimas en noviembre del 2016, en donde el FSLN obtuvo más del 70 por ciento de los votos.

En contra parte, la burguesía entiende por justicia el derecho al señorío, el retorno al sistema feudal o la explotación del proletariado en las fábricas. Ellos piensan que el pueblo de Nicaragua les pertenece, que somos esclavos. Por tanto, la justicia revolucionaria existente en Nicaragua no es del agrado de la burguesía y para ellos es necesario un cambio de régimen (golpe de estado).

La Democracia según las academias de lenguas se define como: Doctrina política según la cual la soberanía reside en el pueblo, que ejerce el poder directamente o por medio de representantes. Si retomamos el punto de las elecciones presidenciales en el 2016 nos damos cuenta de que las condiciones sociales y políticas para que este término sea válido en Nicaragua ya existen. En este punto los burgueses argumentaran que “las elecciones en Nicaragua tenían anomalías y que debiesen invalidarse o realizarse de nuevo”. La verdad es que la burguesía solo acepta las elecciones cuando las ganan ellos, de lo contrario no son válidas, evidencia perfecta del carácter antidemocrático de los lacayos del imperio norteamericano y europeo.

Tanto la justicia como la democracia ya son existentes en el sistema político, económico y social de Nicaragua, pero la burguesía insiste en estos términos porque se creen con poder de cambiar las definiciones hacia algo que les beneficie a sus intereses y el de Estados Unidos y Europa por el simple hecho de que los burgueses se identifican más con los colonizadores que con nuestros pueblos originarios, africanos, mestizo, etc. Si no miremos como ellos alaban los logros de estos países en cuanto a ciencia y tecnología, sin mencionar que todo cuanto poseen se ha debido al saqueo de las riquezas de los demás pueblos.

La democracia burguesa es simplista, consiste en elecciones para la obtención del poder. Tenemos que recordarles que las elecciones son solo uno de los diferentes ejercicios democráticos. La lucha contra la pobreza, la restitución de derechos (vivienda, salud, educación, dignidad de las personas, etc.) también constituyen parte de la democracia, pero estos derechos no son concebidos por los que están promoviendo sanciones contra Nicaragua y sus pobladores.

Las fábricas de mentiras para incentivar el odio

La oposición virtual nicaragüense aglutinada en los ONGs, la M19 (grupo terrorista organizado como brazo armado del MRS), algunas partes de las cúpulas empresariales y clérigos (sacerdotes golpistas) se han valido del control férreo que tienen de los medios de comunicación, los cuales se encuentran, en su gran mayoría, en manos de la familia Chamorro, para sistemáticamente subvertir la verdad de la paz y tranquilidad de los nicaragüenses en caos y desinformación. Estos medios se encuentran enlazados a través de telarañas internacionales que se encargan de fabricar o transmitir noticias a la medida de los solicitantes (CNN, Univisión, DW, etc.), Noticias Falsas. Prueba de ello es que estos medios internacionales no tienen corresponsalía efectiva en el lugar de los hechos o simplemente omiten parte de las transmisiones. Tampoco, estos medios brindan la palabra a la población en general para obtener una diversidad de opiniones que debería tener una noticia.

Adicionalmente, estos medios de desinformación se auxilian de las redes sociales y las organizaciones terroristas cibernéticas como SOSNicaragua y sus anexos (carteles de desinformación y estafadores) para propagar su campaña difamatoria y poder de esa manera influir en la opinión pública internacional. Estas agrupaciones terroristas reciben fondos de dos fuentes: primero de las agencias de inteligencia de los Estados Unidos (NED, USAID, etc.) y segundo a través de donaciones del público internacional, al cual lo mantienen adormecido con sus cuentos de “dictaduras, presos políticos y muertos provocados por estas”.

Es necesario mencionar que esta oposición es virtual y que su fortaleza es alimentada por las sanciones que ellos promueven en Europa y Estados Unidos contra los nicaragüenses. Y se habla de virtualidad porque a ellos nadie los ha elegido para representar a los nicaragüenses, sino que simplemente se auto proclamaron, como Fallido, es decir, Guaidó. En Nicaragua si existe oposición, pero no es la que se encuentra en la “Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia”, sino que se encuentra conformada por los diferentes partidos políticos que conforman el panorama político nicaragüense. Esta es una muestra que en Nicaragua se respetan las diferentes formas de pensar.

El reconocimiento internacional de estos grupos extremistas (SOSNicaragua y carteles anexos) se debe al uso de sus medios de desinformación para apañar el terrorismo que ejecutan en suelo nicaragüense. Posteriormente estos terroristas se presentan al público internacional como defensores de los derechos humanos, cuando la Policía Nacional de Nicaragua, en pleno uso de sus funciones, arresta a los terroristas territoriales. Es así, como estas organizaciones mafiosas comienzan a denominar “presos políticos” a delincuentes comunes, que ellos mismos han entrenado o incentivado a través del odio a cometer actos delictivos en contra de la ciudadanía.

Por consiguiente, es elocuente mencionar que el rol de los medios es generar odio hacia el gobierno de Nicaragua tanto dentro como fuera del país para que el poder político, no conseguido en las elecciones por falta de base social, lo puedan obtener por la vía del derrocamiento de un gobierno legítimamente constituido. Es decir, estos grupos siguen trabajando en engendrar un golpe de estado.

La respuesta revolucionaria

La paciente impaciencia (Comandante Tomás Borge) como teoría y práctica de la Disciplina y Mística Revolucionaria del FSLN. La confianza en nuestro liderazgo revolucionario constituido por el Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo. El fortalecimiento de las bases populares y la continuidad de los programas sociales para restituir derechos a los nicaragüenses. El llamado continúo al diálogo como forma de resolución de diferencias, entre otras acciones de tipo político, económico y social han sido las herramientas utilizadas para mantener la estabilidad y la paz de los nicaragüenses por parte del Gobierno de Nicaragua.

El pueblo de Nicaragua esta trabajando arduamente en consolidar la paz a través de la compresión y el amor, términos fuera del alcance de los incitadores del odio. El microcosmo del odio y su dios se extermina con la virtud del amor.

 

El dios del microcosmo

En un universo alterno, no alternativo, ni mucho menos paralelo

habitan los seres más despreciables, pequeñas minuciosas,

cuyo sentido de vida es la desgracia

como consecuencia tangible de sus palabras y sus actos.

Ellos son capaces de comerse a sí mismos, rumiarse

y luego de sus desechos sólidos esculpirse como míticos héroes.

 

Tras largos años en las sombras decidieron abrirse camino,

camuflados de descontentos, manipulando el sentido común.

No en vano habían invertido tiempo en trastornar la realidad,

manoseando al presente y ocultando el pasado pernicioso.

Como no eran pensantes sino imitativos e irracionales,

tomaron las viejas recetas del odio y la falacia para permitirse hablar.

 

Movidos por sus egoísmo se establecieron como sombras corrompedoras de la luz,

erigiendo su aquelarre.

Ahora se explica a qué dios adoran en la liturgia del fuego,

los acólitos del terror y sus clérigos.

 

La muerte como su símbolo supremo se acuesta en la cama de cristales rotos,

estira sus manos y sus formas,

manosea a la inocencia, a la verdad, mientras comete su perversión,

los seres del microcosmo copulan con las mentiras y engendran más odio.

 

Jeremy Cerna

Berlín, Alemania

1 abril 2019