La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de la República, luego de la inauguración del Paso Desnivel Nejapa, saludó al pueblo nicaragüense por contar con una nueva obra, la cual representa más progreso y bienestar para las familias.

Qué hermosa tarde, cómo nos reunimos todos, los que estamos aquí y los que están en sus casas, con el alma llena de fe en nuestro Dios, en Jesucristo y en su nombre poderoso y en cada uno de nosotros que queremos vivir su obra, vivir su prédica, vivir como hermanos, como cristianos en nuestra Nicaragua, predicando, proclamando y haciendo de la vida un amor, de la vida todas las oportunidades para que las obras de Dios se realicen en nuestro país y la justicia sea, que no haya pobreza y lo vamos a lograr”, destacó.

La compañera Rosario Murillo expresó que los nicaragüenses avanzan en contra de la pobreza gracias a la determinación, el espíritu y la fuerza que da Dios, así como la fuerza y la fortaleza para vencer cada día, propiciando lo necesario para trabajar.

Nos quedamos asombrados, pero no deberíamos,  reconocemos a Dios nuestro Señor en cada nicaragüense, que en medio de los retos y desafíos se levanta cada día, porque cree y se levanta a ganarse la vida a través de su empresita, sus negocios, emprendimientos y a levantarlos por cuenta propia con ese espíritu formidable, de lucha y de victoria que tenemos los nicaragüenses”, manifestó.

Una obra que refleja el progreso y la voluntad de Dios

Dijo que el nuevo paso a desnivel Nejapa es una demostración del espíritu de los nicaragüenses, del amor, de lucha, de victorias.

En medio de tanto dolor, tanto sufrimiento, tanta zozobra y tanta tragedia del año pasado, estas obras se siguieron levantando, obras de Dios, construyendo como obras de Dios, eso nos demuestra que cuando uno tiene la coraza de la fe, de la confianza en Dios, somos invencibles, esta obra es un monumento a la paz y a la fuerza del espíritu nicaragüense”, expresó.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

#Nicaragua Inauguración del Paso a Desnivel Nejapa, una obra monumental para el pueblo nicaragüense.

Una publicación compartida de El 19 Digital - Nicaragua (@el19digital) el

La vicepresidenta destacó que todo lo bueno que ocurre en Nicaragua y en su pueblo, es por obra y gracia de Dios, a quien el pueblo clama.

Confiando en él y viviendo según su mandato, invocándole todos los días, implorándole todos los días que vayamos adelante construyendo la paz y sabemos que Nicaragua bendita siempre, libre y digna, también va delante de su mano y para su gloria con ese carácter indoblegable que tenemos los nicaragüenses, el pueblo, las mujeres, los niños, todos queremos paz, todos nos encomendamos a Dios y le pedimos que siga ahuyentando, como decía el comandante, a Caín y a los espíritus del mal, a quienes todavía quieren provocar a su hermano y no trabajar con su hermano, son unos cuantos que ahí están, y le pedimos a Dios para que abra sus corazones y los transforme para que aprendamos a estar más allá de cualquier sentimiento negativo”, dijo.

Asimismo, destacó la nobleza en los corazones de los nicaragüenses, quienes guiados por la sabiduría de Dios han sabido avanzar y perdonar.

“Los nicaragüenses no somos un pueblo de malos sentimientos, no somos un pueblo de odio, somos un pueblo de amor, trabajo y paz y vamos a seguirlo siendo porque estamos fortalecidos cada día con todo lo que Dios nos da, todo lo que Dios inspira, con la sabiduría para ir encontrando respuestas a todos los desafíos y con la sabiduría indispensable y la generosidad indispensable, para, como decía también nuestro comandante, a pesar de cualquier diferencia encontrar el camino común, el camino de todos que conocemos, es el camino de la paz , la paz es el camino, hacemos camino al andar y la paz es el único camino para Nicaragua”, refirió.

Cada día y sobre todo cuando estamos al frente de obras monumentales, no solo damos gracias a Dios, sino que al darle gracias reforzamos nuestro conocimiento, nuestra creencia en todo lo sagrado que tiene la vida y lo sagrada que es el alma de los nicaragüenses, que saben de lucha, de dignidad, de fortaleza, fe, honor y amor en grande. Somos un pueblo de amor, un pueblo de Dios en fe, esperanza y amor en grande, porque el amor, lo más grande de todos, porque el amor se expresa en la fe, el amor es la esperanza. El amor a Dios reúne a todo este pueblo,e ste pueblo creyente, esto que nos hace recorrer los caminos sabiendo que vamos adelante en bendiciones, en prosperidad y en victorias”, subrayó.