Los estudiantes, padres de familia y docentes, son elementos esenciales para promover una cultura de diálogo, reconciliación, trabajo y paz, desde los centros escolares o educativos, afirmó el diputado Carlos Emilio López durante un encuentro que realizó con educadores en el auditorio Elena Arellano, del Ministerio de Educación.

“La ley para una cultura de diálogo, reconciliación, seguridad, trabajo y paz, establece el mandato de que la educación para la paz debe ser un eje transversal. Parte del currículo educativo a nivel de preescolar, primaria, secundaria, educación técnica y la educación superior, esta ley motiva a que la educación para la paz, para la convivencia, la educación para la armonía social, la educación para la tolerancia, sea parte del contenido de todos los niveles educativos, de tal manera que los niños en su primera infancia, los pre adolescente, los adolescentes y los jóvenes puedan recibir una educación para la no violencia, una educación para la paz”, expresó López.

La ley considera que una educación para la paz incluye el respeto para los maestros, para las leyes nacionales, el respeto para los compañeros de clases, a los adultos, con el fin que puedan desarrollar relaciones basadas en la autoestima personal y colectiva “para declarar a las escuelas en santuarios de paz”.

López indicó que ese es el mayor reto que tenemos los nicaragüenses y principalmente las comunidades educativas, convertir los colegios, institutos y escuelas técnicas, en templos de convivencia pacífica, lugares donde se promueva el amor.

Para el educador Salvador Mejía, es importante que los docentes se involucren más en promover relaciones de respeto entre los mismos estudiantes y con los docentes, porque de esa manera se puede fortalecer los valores.

“La mejor enseñanza es el ejemplo, debemos ser los primeros en promover las relaciones armoniosas, de amor, de paz, porque los niños y jóvenes aprenden de los adultos, entonces ellos también practicaran esos valores”, dijo el profesor Mejía.

"De manera personal esta ley me invita a promover desde los espacios que yo me encuentre, a promover esa paz, esa armonía, a trabajar en conjunto en unidad con cada uno de los compañeros y compañeras con los que nos encontramos, escuchándonos los unos a los otros, invitándonos a aportar y abonar para que podamos llegar a cada uno de los niños y niñas que están en los centros de estudios", comentó Julia Reyes, docente de primaria.