El Tecnológico Nacional presentó los logros y desafíos en derechos a la mujer que ha logrado alcanzar a lo largo de doce años de trabajo.

Loyda Barreda, directora ejecutiva de Inatec, desde el Centro tecnológico José Dolores Estrada en Nandaime, resaltó que, gracias a la política de equidad de género, cultura de reconciliación, respeto a la dignidad y la dignificación del trabajo, se han atendido 3 millones 692 mil 338 personas. De estas, 2 millones 550 mil 459 son mujeres, siendo el 66 por ciento.

·         Ministerio de Educación tiene rostro de mujer

·         Informan sobre los avances y logros en la participación de la mujer en el sector forestal

·         Fiscal Ana Julia Guido destaca rol de la mujer en la construcción de la Revolución Sandinista

246 mil son estudiantes de carreras de educación técnica y de estas el 49 por ciento son mujeres protagonistas.

En los programas de capacitación se han atendido 321 mil 882 mujeres del campo y la ciudad.

El informe también destaca que 9 mil 571 mujeres han sido capacitadas en uso y acceso a las tecnologías de la información y comunicación.

Además, más de un millón de mujeres ha sido capacitadas en complementariedad con el programa Usura Cero.

La compañera Barreda apuntó que de 2 mil 862 servidores públicos en los 45 centros del Tecnológico nacional, el 47 por ciento son mujeres.

Un total de163 mujeres están en responsabilidades de dirección en los centros, como en la sede central y de 1 mil 749 docentes e instructores de cursos técnicos, el 47% son mujeres.

"Desde este buen gobierno proyectamos desafíos que aporten al desarrollo socioproductivo del país. Nos comprometemos a continuar trabajando en la ampliación de la cobertura en el campo y la ciudad", aseguró la directora ejecutiva de Inatec.

"Nos comprometemos a seguir en el fortalecimiento del protagonismo de la mujer y contribuir en la mejora de la productividad, la producción, el desarrollo y el uso de tecnologías", enfatizó.

Por su parte, Selma Torres, estudiante de agroindustria de los alimentos del centro tecnológico José Dolores Estrada, dio su testimonio resaltando el impacto que ha tenido en su vida el poder estudiar.

"Gracias a la beca que nos han brindado acá pude poner en marcha mi propio negocio de vinos artesanales. Agradecida porque gozamos con plantas lácteas de conserva de frutas y vegetales, procesador de concentrados y con esto quiero decir que nos podemos abrir camino industrialmente o artesanalmente", resaltó.

María Violeta Montoya, docente de mantenimiento industrial en el Tecnológico de Jinotepe, afirmó que las mujeres siguen abriendo brechas para forjar su futuro.

"Es una satisfacción muy grande compartir e intercambiar experiencias con los jóvenes, por eso ayudamos a las mujeres para que se integren a la carrera, las mujeres somos capaces de romper esquema y por eso vemos en el centro más integración de mujeres", finalizó.