Las familias de Ocotal brindaron el último adiós al inspector de Policía, Roberto José Padilla Ardón, quien fue asesinado por el delincuente Elmer Casco Centeno, cuando realizaba labores policiales en la comarca El Galope en El Cuá, Jinotega.

Durante el homenaje realizado en la delegación policial de Ocotal, se le ascendió póstumamente al grado de teniente y se le condecoró con la medalla al valor “Subcomisionado Juan Ramón Torres Espinoza”.

Ambos reconocimientos fueron entregados por el Comisionado General Ramón Avellán a sus familiares en un acto solemne, en el que también le brindó las condolencias en nombre del Presidente de la República, comandante Daniel Ortega, de la vicepresidenta Rosario Murillo y de la jefatura de la Policía.

PN

Destacó que Padilla Ardón realizaba labores de seguridad en pro del bienestar de las familias de la citada comunidad, cuando fue atacado a mansalva por el delincuente Casco Centeno, quien agredía a su cónyuge Flor de María Rivera Centeno, de 30 años.

“Queremos que ese delincuente pague por lo que hizo. Era todo para nosotros y es tan difícil entender que horas antes habíamos estado hablando por videollamada. Mi esposo estaba haciendo su trabajo, andaba en misión, al asesino que le caiga el peso de la ley, las leyes son puestas por Dios, por eso Dios hará justicia y ahora lo recordamos como un gran padre, como un gran esposo”, subrayó Jessenia del Socorro Pineda López, esposa del oficial asesinado.

PN

Agradeció el apoyo que las autoridades municipales y nacionales le han brindado a toda la familia, incluyendo a los tres hijos de la pareja.

Máximo Padilla Ardón, hermano de Roberto, espera que la policía capture a Casco Centeno, para que pague por los delitos que ha cometido.

PN

PN

PN

PN

PN

PN

PN

PN

PN

PN

PN

PN

PN

PN

PN

PN

PN

PN