La Asociación de Educación Popular Carlos Fonseca Amador celebró el 29 aniversario de su fundación con la lectura de una proclama en la que se resaltan los valores, mística y entrega que debe poseer un educador popular.

El maestro Orlando Pineda expresó que la organización seguirá luchando para dar cariño y amor a través de la enseñanza.

Tenía " que nacer un organismo que luchara para que siguiera la alfabetización y se priorizara la educación y nace entonces el 26 de febrero la Asociación y hoy llevamos 29 años pegados al Frente Sandinista, metidos en los lugares más difíciles de nuestra patria", aseguró el maestro de generaciones.

"En este momento  estamos en la Costa Caribe Sur donde priorizamos a los indígenas de nuestro país con la primera escuela de computación capaz de toda América Latina", comentó.

Por su parte, el compañero Nathan Sevilla Gómez, indicó que desde sus inicios el modelo de educación a los campesinos e indígenas ha dado una nueva vida a sus pobladores.

"Es un modelo muy dinámico, no de un sólo molde sino de creación conforme a la realidad de cada comunidad. La AEPCFA ha sido capaz de lograr el reconocimiento de las personas en más comunidades", dijo Sevilla Gómez.

Recordó que la cruzada alfabetizadora fue una epopeya pedagógica de heroicos educadores que siguen transformando la vida de miles de personas de escasos recursos en las zonas más recónditas del país. 

"El maestro Pineda siempre enfatizó que la causa de la pobreza es el capitalismo depredador, pero con el método de la pedagogía Con Amor son miles en Nicaragua los que han podido aprender a leer y escribir", aseguró Sevilla Gómez.Guillermo Fuentes en representación de los amigos de Cataluña, manifestó que "el pueblo de Cataluña reafirma su solidaridad y fidelidad con el pueblo de Nicaragua, que no sabe de distancias geográficas, una fidelidad que renueva nuestra pasión, lucha y compromiso".

Simeón Gutiérrez, líder comunitario, dio un testimonio de cómo vivió hace ya muchos años la alfabetización.

"Con la fuerza del equipo que llegó a San Francisco Libre se organizaron las comunidades para que siguiera la alfabetización que había arrancado en los ochenta y también llegaron a enseñar a la gente cómo poder sobrevivir y gracias a Dios con el apoyo de Orlando Pineda siguió la alfabetización y se mejoró el cultivo de la tierra", finalizó el líder comunitario.