La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua, destacó este viernes la celebración en nuestro país del día del amor y la amistad.

Señaló que los nicaragüenses celebramos en grande a Dios nuestro renacimiento, el avivamiento de todo lo bueno que hay en nuestros corazones. Y de la buena fe y de la buena esperanza que hay en el pueblo nicaragüense.

“Celebramos en grande y dimos gracias a Dios porque vivimos en paz y nos corresponde todos los días fortalecer esta paz que nos llegó por la gracia y de la mano de Dios y fortalecerla con amor, alejar cualquier tentación de odio de nuestros corazones y de nuestras vidas, fortalecer nuestra Nicaragua en paz, amor y esperanza, en confianza en Dios que nos guía por sendas de justicia”, subrayó.

Dijo que por eso todos los días orando con nuestro corazón abierto sabemos que el bien y la misericordia nos unirán, todos los días de nuestra vida, y que en la casa de Jehová moraremos por largo tiempo.

“Somos un pueblo devoto, piadoso creyente, y nos sabemos amantes de la paz, amantes de todo lo bueno, por eso es que vimos esa explosión ayer de festejos, porque decíamos, es el renacimiento, es el avivamiento de todo lo bueno que tenemos en nuestros corazones y de la disposición de trabajar juntos por el bien común, de trabajar juntos para vivir plenamente con nuestros derechos y nuestros caminos, paso a paso vamos recorriendo estos caminos que nos llevan por sendas de Dios”, finalizó la compañera Rosario Murillo.