El Gobierno sandinista de Nicaragua, representado por su embajadora en el Perú, Marcela Pérez Silva, se hizo presente en la celebración del 166º aniversario del nacimiento del poeta y Héroe Nacional de Cuba, José Martí (1853‑1895). También participaron en dicho acto el Embajador de Cuba, Sergio González, la primera secretaria de la Embajada de Venezuela, Ligia Pinto, así como representantes de los movimientos sociales y de solidaridad con la nación caribeña.

“Hoy tiene más vigencia que nunca la idea martiana de la unidad americana. Nuestro continente lucha en las condiciones más adversas contra una brutal ofensiva imperial que busca arrasar con la soberanía de los Estados y apoderarse de la riqueza de los pueblos”, expresó en su alocución el representante de SoliCuba, Gustavo Espinoza.

El Embajador de Cuba, a su vez, se refirió a la actualidad del pensamiento martiano: Nuestra América, martiana y bolivariana, que persiste en conseguir su segunda y definitiva independencia, sigue siendo intervenida y vilipendiada por el imperialismo norteamericano. El peligro del retorno al uso de la fuerza y la imposición de golpes de Estado crece. La declaración de Venezuela como una amenaza a la seguridad nacional de la superpotencia; el intento de usurpación del poder ejecutivo en Caracas; la modificación del plazo de suspensión de la ley Helms‑Burton contra Cuba; y las persistentes presiones contra Nicaragua, revelan la voluntad del imperio de saltarse el derecho internacional y hacer prevalecer la ley de la selva en las relaciones entre las naciones.

El diplomático concluyó citando las palabras aleccionadoras de José Martí: “Ya no podemos ser el pueblo de hojas que vive en el aire, con la copa cargada de flor (…) ¡los árboles se han de poner en fila para que no pase el gigante de las siete leguas!”.