El diputado sandinista Carlos Emilio López afirmó esta mañana que Gobierno Sandinista ha hecho realidad los derechos constitucionales del pueblo nicaragüense y ha construido un modelo de seguridad para toda la población.

En declaraciones a la revista En Vivo del Canal 4 de televisión, López ahondó sobre el anteproyecto de ley que está en la Asamblea Nacional para una Cultura de Diálogo, Reconciliación, Seguridad, Trabajo y Paz, que es producto de un prolongado proceso de consultas con todos los sectores del pueblo nicaragüense

“Esta ley que fomenta la Cultura de Paz, de Diálogo, de Seguridad, de Trabajo, tiene como fundamento la Constitución Política de la República. La Constitución Política de la República es un catálogo de Derechos Humanos, de Derechos Civiles, Políticos, económicos, sociales y culturales”, explicó el diputado del FSLN.

Se trata, dijo, de derechos individuales y colectivos. “Nuestro Gobierno que está cumpliendo 12 años, el Comandante Daniel asume el poder para transformar, el poder para servir, y durante estos 12 años ha operativizado los Derechos Constitucionales, los Derechos Constitucionales dejaron de ser derechos abstractos, derechos enunciativos, derechos declarativos, derechos nominales, derechos discursivos, que lo eran en los gobiernos libero conservadores”, añadió.

Señaló que los políticos y los gobiernos neoliberales “hablaban de derechos, pero los derechos nunca se traducían en el pueblo. Los derechos nunca se encarnaban en el pueblo”.

“Entonces el Buen Gobierno Sandinista ha tomado derecho a derecho, y los ha transformado en políticas y programas sociales”, enfatizó.

Puso como ejemplo, el derecho a la educación, “hoy estamos cumpliendo 12 años de que se institucionalizó la gratuidad de la educación. Estaba consignado en la Constitución, pero solo en el papel, declarativo nada más”.

“Desde 1987 lo dice la Constitución: Ningún niño se puede quedar fuera de la escuela por razones económicas. La Educación es gratuita. Ya lo consignaba la Constitución. La Revolución en su primera etapa cumplió con ese derecho constitucional entre 1987 y 1989”, dijo.

Borraron derechos del pueblo

Recordó que a partir del 90 los políticos derechistas borraron ese derecho constitucional, porque eran gobiernos inconstitucionales porque no respetaban los derechos constitucionales.

“Y privatizaron la Educación. Luego el Gobierno Sandinista al 2007 al asumir el poder, el poder para transformar, el poder para servir, el poder para dignificar al pueblo, el poder para restituir derechos”, restableció ese beneficio.

“Cuando la Compañera Rosario Murillo nos dice, constantemente, restituir derechos, restituir derechos, significa que los derechos que estaban en la Constitución tomen vida. Que los derechos que están en la Constitución se encarnen, se materializan en las familias, en las ciudades, en el campo, en el pueblo”, resaltó.

Entonces ese derecho Constitucional, el Comandante Daniel Ortega enero del 2007 emite una resolución, un decreto, en donde se institucionaliza la gratuidad de la educación.

Y así como ese, todos los otros derechos son restituidos, el derecho a la Salud, cuadno se construye el Modelo de Salud Familiar y Comunitaria. La salud especializada, una salud con calidez humana, una salud especializada, una salud diversa, una salud plural, programas de salud preventivos, curativos, rehabilitadores.

Restablecen derechos a estar protegidos contra el Hambre

Dijo que también fue restablecido el derecho que tienen los nicaragüenses a estar protegidos contra el hambre, “así lo dice literalmente la Constitución. Los nicaragüenses tienen el derecho a estar protegidos contra el hambre”, recalcó.

“¿Qué hicieron los gobiernos (liberales)? Antiderechos humanos, crearon políticas que generaron inseguridad alimentaria y había hambrunas, recordemos los reportajes de las hambrunas en el norte del país, niños famélicos, niños esqueléticos, niños muriéndose literalmente de hambre”, señaló.

“No había ninguna diferencia en los años 90 y en la primera etapa de los 2000 de los niños campesinos en el norte, con imágenes de niños de África. Eran índices de desnutrición infantil inhumanos”, recordó.

Sandinismo creo programas de seguridad alimentaria

“¿Qué hizo el Gobierno Sandinista a partir del año 2007? Creó Programas de Seguridad y Soberanía Alimentaria, Seguridad Nutricional y Alimentaria, Programa Hambre Cero, el Programa Nutricional Escolar, que conocemos popularmente como la Merienda Escolar, el Programa del Bono Productivo, el Programa del Patio Saludable y todos los programas relacionados a huertos escolares, familiares y comunitarios”, enumeró.

Es decir, programas y políticas para generar alimentos suficientes en cantidad y calidad. El derecho a estar protegidos contra el hambre, hoy en día es una realidad. Se ha restituido los derechos de Seguridad y Soberanía Alimentaria.

Un catálogo de derechos humanos

“Esta Ley tiene como fundamento todo ese catálogo de Derechos Humanos, porque la Paz es un Derecho Humanos envolvente, que tiene que ver con todas las familias, con todas las comunidades, con el pueblo de Nicaragua”, dijo López

“Por eso es que el Derecho a la Paz está considerado en la doctrina de los Derechos Humanos, se conoce Derechos de los Pueblos, Derechos de Solidaridad, Derechos de la Colectividad”, añadió.

“Ese derecho irrenunciable, inviolable, intransferible, está en la Constitución, la Política del Estado de Cultura de Paz, y ahora la Ley, lo que está haciendo la Ley es institucionalizando, dándole un marco jurídico a lo que ya habíamos construido desde la Política que hemos estado presentando y construyendo con el pueblo durante estos últimos meses”, refirió.

El Diálogo un mecanismo para resolver conflictos

Recordó que el diálogo, también es un derecho, es un mecanismo, es una metodología para resolver conflictos, “pero a su vez es un derecho, es decir, de encontrar solución a los desencuentros y a los desentendimientos a todos los niveles, a nivel familiar, escolar, comunitario, municipal, social, laboral político nacional. En todos los casos, en todos los ámbitos. Que el diálogo sea el instrumento, el mecanismo, el medio por el cual podamos resolver nuestras diferencias”.

Eso también está contenido en la Constitución, recalcó.

La Seguridad, derecho fundamental

Luego tenemos, dijo, lo que tiene que ver con la seguridad, la seguridad es un derecho fundamental, los nicaragüenses tenemos derecho a vivir en seguridad; a trabajar en seguridad, a estudiar, a producir, a crear, a recrearnos en seguridad.

“Tenemos derechos a ir a los estadios, a las plazas, a los parques, a los mercados, a las iglesias en seguridad, sin agresiones, sin ofensas, sin amenazas, sin chantajes; poder vivir en tranquilidad y en seguridad”, indicó.

“Ese derecho está en la Constitución, recalcó, esa Ley recoge esa aspiración de la colectividad nicaragüense, de las familias, y ese derecho constitucional en las reformas constitucionales del año 2014 establecimos un Modelo de Seguridad Humana y de Seguridad Ciudadana, que trasciende los modelos de seguridad humana, trascienden los modelos que están referidos únicamente a la protección del delito”.

Destacó que incorpora ese elemento, pero lo trasciende.

“Seguridad significa que tenés todas las condiciones materiales, económicas, productivas, sociales y espirituales para desarrollar en todos los ámbitos de la vida”, reflexionó.

Los nicaragüenses quieren seguridad y este gobierno ha construido ese modelo de seguridad.

“O sea, todo lo que se plantea la política y la ley, son derechos que se han venido restituyendo en estos 12 años. No es que hasta ahora se está promoviendo la paz, el diálogo, la seguridad. Se ha venido promoviendo desde el año 2007 a la fecha y lo que se pretende hacer con este instrumento jurídico es darle fuerza, consolidarlo, fortalecerlo”, dijo.

Nicaragua uno de los países más seguros

“Nosotros en Nicaragua somos uno de los países más seguros de América Central, de América Latina y a pesar del intento de Golpe de Estado fallido, mantenemos los indicadores de seguridad”, resaltó el diputado sandinista.

“Somos el país con la tasa de homicidios más baja de América Central, más baja que Costa Rica, que supuestamente es un espacio de democracia; nuestra seguridad en Nicaragua según los índices de los organismos internacionales; no según los índices de las instituciones del Gobierno Sandinista, que es un Gobierno de Paz, un Gobierno de Seguridad, un Gobierno de Todas las Familias; sino según los índices de los organismos internacionales”, añadió.

Citó que en Nicaragua se registran siete homicidios por cada 100 mil habitantes, los vecinos tienen 20, 30, 40 y pico de homicidios por cada 100 mil habitantes.

“Y no solamente el índice de homicidios, todos los delitos contra la vida en Nicaragua son más bajos que en el resto de países centroamericanos, asesinatos, femicidios, o sea todos los delitos que implica que un ciudadano le quita la vida a otra persona”, señaló.

“Los delitos contra la propiedad, los delitos de la seguridad personal. En Nicaragua no hay secuestros, no hay secuestros express, no hay secuestros a productores, no hay secuestros a políticos, no hay secuestros a empresarios, como los hay en los países vecinos”, detalló.

Libres de maras y crimen organizado

Reiteró ue Nicaragua es un país libre de maras, “no hay maras en Nicaragua, no hay crimen organizado, el crimen organizado no tiene influencia en la Policía, no tiene influencia en el Ejército; aquí el crimen organizado no controla zonas territoriales, aquí no hay espacio en donde el crimen organizado establezca cobros, establezca peajes, para poder entrar”.

“Aquí no hay secuestros a los buses, en donde bajan a todas las personas y les quitan las carteras, los celulares y todo lo que andan”, prosiguió.

“Puedo mencionarte cualquier cantidad de indicadores que no ocurren en Nicaragua o que son bajísimos en comparación con el resto de países de América Latina”, dijo.

Hemos construido un modelo de seguridad

“Hemos construido un modelo de seguridad y eso tiene que ver con paz y lo que hace la Ley entonces es consolidar, rescatar ese derecho constitucional, esa aspiración del pueblo y decir vamos a profundizar los niveles de seguridad”, expresó el legislador sandinista.

“Por eso es que el pueblo se impresionó y se impactó tanto con los tranques, porque nunca habíamos visto eso, nunca habíamos visto que se cobrara peaje para entrar a tu barrio, para entrar a tu comunidad; por eso el terror; por eso es que esto trastocó las emociones, trastocó la espiritualidad, trastocó la seguridad, trastocó la paz”, reflexionó.

“Pero gracias a Dios, eso ya es pasado. Como decía el Dr. Porras ayer, ya pasó, ahora estamos en el proceso de rehabilitar, de recuperar, fortalecer, este modelo de seguridad que ya lo veníamos construyendo”, añadió.

El trabajo un derecho fundamental

“Luego tenemos el trabajo que es un derecho fundamental. Los nicaragüenses tienen derecho a trabajar, a producir, a crear, a generar riquezas, estamos hablando de un trabajo productivo, de un trabajo innovador, de un trabajo que genera riquezas y que esas riquezas son socializadas, son distribuidas de forma equitativa en el pueblo”, continuó expresando.

“Porque en los gobiernos anti-derechos humanos, en los gobiernos antidemocráticos, en los gobiernos inconstitucionales ya decíamos, porque no respetaban los derechos constitucionales, antidemocráticos porque no respetaban la democracia social; la democracia política y económica; es el concepto que está en la Constitución y en los instrumentos internacionales de Derechos Humanos”, graficó.

“Porque ellos entienden democracia como un momento; democracia como un acto, un acto que se desarrolla un día, en que va y deposita el voto y después de eso 364 días se olvidan del pueblo”, dijo.

“Entonces democracia ligada a un acto simbólico de un día; nosotros, Gobierno Democrático, entendemos que la Democracia es, democracia social, eso significa educación, salud, seguridad alimentaria, deportes, cultura, arte”, explicó.

“Democracia económica significa fomentar el derecho al trabajo, es decir, que los campesinos puedan trabajar, que los campesinos puedan tener condiciones para arar la tierra para sembrar, tener semillas criollas para garantizar los alimentos tradicionales”, continuó.

“Poder producir, poder vender, de forma justa, mercados justos, mercados solidarios , por eso es que estamos hablando ahora, que nuestro gobiernos está hablando ahora de economía solidaria, social”, expresó.

“Todo eso está ligado al trabajo, es decir, que los productores puedan llevar sus bienes, sus productos de forma directa a los consumidores a precios justos y de esa manera ganan los productores, ganan los consumidores y gana el país, porque se dinamiza la economía”.

Explicó que esta Ley articula todos estos derechos que son las principales aspiraciones del pueblo de Nicaragua y cada uno de esos derechos no están dispersos, están conectados, están interconectados, porque si tenemos paz vamos a estudiar con tranquilidad.

“Hablamos de paz en la educación, paz en la salud, paz en el trabajo, paz en las iglesias”, dijo López.

“Tanto la Política de Cultura de Paz como esta Ley, que institucionaliza la Política están interconectadas. Esta Ley está abierta a la participación de todas las Iglesias, porque tanto la Política como la Ley, están inspiradas en valores cristianos… el amor al prójimo, la solidaridad, la justicia social, la tolerancia, la convivencia armónica, esos valores están recogidos en la Ley”, manifestó.

Instrumentos abiertos a todos los sectores

“Estos instrumentos están abiertos a todas las expresiones cristianas, a los sacerdotes comunitarios, a los pastores, a los líderes religiosos que entienden que su misión es pregonar y practicar el evangelio de la paz, como dice Jesús, Bienaventurados los que luchan por la paz, porque ellos serán llamados Hijos de Dios, o como dice el Apóstol Pablo, “vístanse con el calzado del apresto del Evangelio de la Paz”, dijo el legislador.

“El Evangelio de la Paz, ese es el evangelio real; el mensaje de muerte, el mensaje de odio, ese no es el evangelio y dice San Pablo, si viniera un ángel del cielo y les anunciara un evangelio diferente al que yo les estoy anunciando, el evangelio de la paz, sea anatema, es decir sea maltido; porque el evangelio es el Evangelio de la Paz”, enfatizó.

Dijo que esta política y esta ley está abierta a los católicos, a los evangélicos, a todas las congregaciones cristianas, Bautistas, Nazarenos, Pentecostales, Iglesias de Cristo, Iglesias de Cristo, Iglesias de Dios.

“En estas presentaciones que hemos estado intercambiando en todos los departamentos del país, nos hemos encontrado con muchos líderes religiosos, muchos líderes municipales, comunitarios, pastores evangélicos, que son parte de las Comisiones de Reconciliación y Paz”, expresó.

Señalo que en esas sesiones de consulta se compartieron todos los criterios, y añadió que los participantes “se sienten plenamente identificados porque ese es el mensaje del cristianismo, vivir en paz, vivir en armonía, vivir en comunidad”.

“Dicen los Hechos de los Apóstoles, que los primeros cristianos eran de un solo corazón y un solo sentimiento. Tenían en común todas las cosas, así lo dice literalmente el Libro de los Hechos de los Apóstoles”, citó.

“Y hay un escrito del Comandante Carlos Fonseca, que dice que los revolucionarios debemos de tomar como ejemplo de estilo de vida la forma de convivir de los primeros cristianos”, añadió.

“O sea, ese estilo de vida, de sentido comunitario, de sentido de unidad, de que todas las cosas le pertenecen a la comunidad, el bien común, esos eran principios de los primeros cristianos y eso son los principios de esta ley, que apunta a crear una cultura de unidad nacional, de identidad nacional, que rescatemos todas nuestras raíces, nosotros como nicaragüenses tenemos raíces campesinas y tenemos que sentirnos orgullosos de nuestras raíces campesinas”, manifestó.

“Y de nuestros modelos productivos originarios campesinos, que eran de preservación y conservación de los recursos naturales, de reverencia a la Madre Tierra”, prosiguió.

Las raíces originarias verdaderas

“Tenemos raíces originarias, lo que antes decíamos raíces indígenas, que ahora le llamamos raíces originarias, porque indígenas viene de un vocablo de los españoles, una forma despectiva, pero es que ellos creían que habían llegado a las Indias y entonces llamaban a nuestros tatarabuelos, siempre buscamos nuestras raíces en los españoles, y qué apellido sos vos, tal, ah es que mi tatarabuelo era español”, refirió.

“Tenemos que desaprender esa forma de encontrar nuestras raíces y buscar nuestras raíces en los Chorotegas, en los Nahoas, en los Nagrandanos, en los Sutiavas, en los Matagalpa y en el caso de la Costa Caribe pueblos que se conservan, los miskitos, los mayagnas, los ramaquíes y los pueblos afrodescendientes, los garífunas, los creoles”, dijo.

Instó a sentirnos orgullosos de nuestras raíces multiculturales, multiétnicas, en los pueblos originarios y afrodescendientes. “Hacia eso apunta tanto la Política como la Ley. Rescatar nuestros valores ancestrales y nuestras raíces ancestrales”.

“En la medida en que fortalecemos nuestra multiculturalidad, en esa medida estamos fortaleciendo la paz y ese espíritu de vivir en colectividad y vivir en respeto a la diversidad”, enfatizó

Hizo ver que tanto la Política como la Ley surgen del pueblo, surgen de una amplia consulta popular, “estos instrumentos jurídicos fueron consultados y validados con maestros, personal de la salud, líderes comunitarios, líderes religiosos, cooperativas, sindicalistas, servidoras y servidores públicos, trabajadores de las alcaldías, con empresarios, micros, pequeños, medianos, con ese abanico de sectores políticos sociales, con el sector transporte; fue diverso el proceso de consulta, diálogo, interacción”.

“Hubo borrador cero, uno, dos, tres, hasta que finalmente se tuvo el borrador final que fue aprobado y ya es una política de estado, que recoge las aspiraciones colectivas de las familias y del pueblo nicaragüense”.