La Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN) rechazó este lunes “la política injerencista e intervencionista implementada por los Estados Unidos en Nicaragua, usando a organismos regionales como la OEA en contra del gobierno legítimamente constituido”.

La posición de la organización estudiantil la presentó el presidente de la UNEN, compañero Luis Andino, al término de la clausura del XVI Congreso de la referida organización estudiantil que estuvo presidido por el comandante presidente Daniel Ortega y la compañera vicepresidenta Rosario Murillo.

“Condenamos las acciones de varios países gobernados por la derecha en la región que representan al neoliberalismo y son una amenaza para la soberanía, la autodeterminación y el desarrollo pleno de las naciones”, añadió el líder estudiantil.

La UNEN también condenó el actuar del golpismo en Nicaragua el cual “ha atentado contra la estabilidad social, económica y política de todos los nicaragüenses”.

Asimismo, la organización estudiantil se pronunció por el derecho a la autodeterminación y “al derecho que tenemos como Estado soberano a defendernos de los intentos de desestabilización, así como el rechazo a la manipulación mediática y psicológica a la que fue sometido el pueblo por parte de los medios de comunicación al servicio de la derecha golpista”.

“Nos solidarizamos con los familiares del compañero Cristian Medina Cadena quien murió calcinado defendiendo las instalaciones históricas del movimiento estudiantil en la ciudad de León, a quien el congreso le rindió homenaje”, precisó Andino quien pidió al pleno del encuentro recordar al compañero con la frase “¡Presente!, ¡Presente!”

La UNEN también condenó el intento de asesinato del compañero Leonel Morales y el “acecho que sufrieron los dirigentes estudiantiles por defender la institucionalidad del Estado, nos solidarizamos con las familias de nuestros hermanos y hermanas asesinados, torturados y agredidos durante el intento de golpe de estado promovido por grupos terroristas”.

“Repudiamos las tomas forzosas a las universidades públicas, la destrucción a los recintos universitarios que fueron utilizados como cuarteles, centros de delincuencia y vandalismo y por lo cual apoyamos las medidas tomadas por las autoridades para subsanar el daño causado”.

Resaltó que en los últimos 11 años en Nicaragua ha aumentado el acceso a la educación gratuita de calidad, acceso a la salud, vivienda, electricidad, agua potable y otros servicios básicos al alcance de muchas personas sin importar la situación socioeconómica y de género.

En la clausura la UNEN reiteró su total apoyo al gobierno que presidente el comandante Daniel Ortega “para dar continuidad a estos programas y cumplir con el objetivo del desarrollo sostenible, la agenda 20/30 y el Plan Nacional de Desarrollo Humano".

Asimismo, el dirigente añadió que a 100 del movimiento del manifiesto Liminar de Córdoba, a 104 años de fundación del movimiento estudiantil nicaragüense, a 39 años del triunfo de la Revolución Popular Sandinista el estudiante universitario se renueva, se fortalece y se posiciona en esta nueva etapa para mantener el legado “que nos heredaron los padres fundadores de este proyecto revolucionario en Nicaragua”.

Estimó que “ha llegado el momento de continuar el debate en nuestras universidades, promover la conciencia histórica y fortalecer la preparación ideológica de los futuros profesionales teniendo en cuenta los retos que nos depara el contexto nacional e internacional”.

Desde los gobiernos universitarios la organización estudiantil se cuidará la formación de profesionales con valores morales, humanistas, cívicos y éticos, con una cultural integral “que nos asegure la participación activa y consciente y los desafíos que nos demanda nuestra sociedad”.

En el congreso los delegados se comprometieron a rescatar y tener viva la historia del movimiento estudiantil nicaragüense en las universidades, a fortalecer los espacios del gobierno estudiantil “que nos otorga la Ley de Autonomía en las instituciones de la educación superior Ley 89 inspirada en la reforma de Córdoba así como la evaluación y atención a los distintos programas de becas destinados a los estudiantes de escasos recurso, así como la participación estudiantil en los distintos proyectos y jornadas de desarrollo científico y de investigación".

Otro compromiso estudiantil fue solicitarle al gobierno la apertura de mecanismos para crear empleos para los graduados universitarios y así como impulsar que la Asamblea Nacional reforma la Ley No. 89 “para que se incluya como universidades públicas y autónomas a la BICO y la URACCAN”.

También fue acuerdo de la organización “eliminar de la asignación presupuestaria a la Universidad Centroamericana (UCA), defender la asignación presupuestaria a las universidades y demandar ante las autoridades competentes el mayor acceso de los jóvenes recién egresados a los programas de postgrado y educación continua".

Al mismo tiempo la UNEN demandó promover el uso el uso eficiente de los recursos asignados a través del 6 por ciento constitucional.

Además, implementar el uso de los medios tradicionales y alternativos para fortalecer la comunicación y dar a conocer el quehacer del movimiento estudiantil, “organizarnos con mayor fuerza en todas las universidades donde tenemos presencia y así como las que no son miembros del CNU".

Acordaron fomentar el deporte, la cultura, las distintas expresiones artísticas, la alimentación sana y prácticas saludables como parte del bienestar estudiantil, continuar fortaleciendo la participación activa del movimiento estudiantil en los espacios internacionales como CSUCA (Consejo Superior Universitario Centroamericano), OCLAE, FEUCA, entre otros y “defender los programas impulsados por nuestro Buen Gobierno”.