La Comunidad Cristiana San Pablo Apóstol informó este miércoles sobre una segunda entrega de más de 207 mil 576 firmas enviadas al Vaticano, solicitando al Papa Francisco el traslado del obispo Silvio Báez, principal promotor del golpismo en Nicaragua.

Desde la Capilla Concepción de María, Tomás Valdez, miembro de la Comunidad Eclesial San Pablo Apóstol, recordó que estas firmas, expresan el sentir de la población que rechaza la actitud golpista del obispo Báez, instigando y promoviendo violencia, muerte y caos en el país.

En total se han entregado a la Nunciatura 491 mil 576 firmas, pidiendo al Santo Padre el traslado de Silvio Báez, líder de los golpistas.

Tomás recordó que la Comunidad, después de haber hecho pública la denuncia de los audios en los cuales Silvio Báez estaba involucrado en el fallido golpe de estado y que fueron confirmados por los jerarcas de la iglesia, fue que surgió la iniciativa de hacer la petición al Vaticano para que el obispo auxiliar de Managua sea trasladado.

En esa denuncia, se hizo una petición al Vaticano y a la organización de Carmelitas descalzos, a la cual pertenece Silvio Báez, y se envió a la Conferencia Episcopal Latinoamericana (CELAM); pero posteriormente, debido al entusiasmo de la feligresía, se hizo la entrega de una carta y la recolección de miles de firmas entregadas al nuncio del Vaticano en Nicaragua, Stanislaw Waldemar Sommertag.

“Si al vez pasada hicimos entrega de las cajas que contenían las 284 mil firmas esta vez hicimos entrega de 22 cajas que contienen las 207 mil 576 firmas, que juntándolas con las 284 mil en total hemos entregado en Nunciatura, para que se sepa del enorme respaldo que tiene nuestra iniciativa de solicitar el traslado a otras funciones del obispo auxiliar Silvio Báez, líder de parte de la iglesia que quedó demostrado en dichos audios, en total el pueblo católico, desinteresadamente, voluntariamente ha recogido 491 mil 576 firmas, mismas que ya están en poder de la nunciatura.", dijo.

El respaldo de miles de nicaragüenses

Valdez aclaró que la comunidad eclesial de base de San Pablo Apóstol en vista que algunos jerarcas de la iglesia han querido descalificarla, es una comunidad que cuenta con el respaldo de miles de católicos nicaragüenses.

"Nuestra comunidad cristiana ha hecho un cálculo de qué es lo que hemos estado realizando, en vista de que se ha querido descalificarnos por parte de los jerarcas de la iglesia, específicamente por parte del Cardenal Brenes, que ha dicho que somos un grupito, somos 491mil 576 personas hasta este momento, porque es tanto el entusiasmo que nos están llamando de los municipios", refirió.

"Somos parte y representamos a 491mil 576 firmas, si nosotros nos basáramos en las encuestas en las cuales yo mismo he participado, antes del 18 de abril la iglesia católica representaba el 48% de la población nicaragüense, el resto está en las iglesias evangélicas, agnósticos, o ateos y por lo tanto si tomaremos ese 48% como válido, aunque sabemos que estas acciones que ellos han hecho en que han acuerpado a los golpistas han utilizado a las iglesias, a los templos para apoyar ese golpe fallido que causó muerte, destrucción, si lo tomáramos ese 48% aunque creemos que si hacemos una encuesta en este momento no va a ser ese porcentaje y eso se refleja físicamente en las iglesias vacías de feligreses", dijo.

"Si aceptamos ese 48% de 6 millones y medio de nicaragüenses significa 3 millones 120 mil católicos y las 491 mil 576 firmas representan el 16 %, cardenal Brenes no somos un grupúsculo somos parte de una iglesia que está siendo cuestionada por sus actitudes en las cuales ustedes nos han llevado a tener que pedir específicamente al que ha liderado más abiertamente este fallido golpe de estado, el obispo Silvio Báez, expresó.

“Esa carta que hemos enviado al papa Francisco tiene un enorme respaldo no sólo de lo físico, tiene un respaldo moral, espiritual, cristiano, porque todos somos iglesia, no puede haber separación, no puede haber un grupito u otro grupito, todos como iglesia, y por eso todos estamos conscientes de nuestra responsabilidad cristiana y del compromiso con los pobres para que se respalde y esa carta tenga verdaderamente un eco en la decisión del padre Francisco y que lo traslade a otras funciones”, dijo.

Valdez también expresó que la petición del traslado de Báez a otras funciones es necesaria para que los nicaragüenses podamos reconciliarnos y vivir en paz de cara a la temporada de navidad.

Que aquí nos deje a los nicaragüenses en general y en especial a los nicaragüenses católicos, que nos deje vivir en paz buscando como reconciliarnos entre nosotros para tener paz, prosperar y ser felices estas navidades alabando a la virgen María como acá en esta capilla, que es la capilla de la Inmaculada Concepción de María y alabando el nacimiento del niño Jesús, a los cuales como católicos nosotros estamos abocados en estos próximos 2 meses”, expresó.

"Creemos que la soberbia que emana del espíritu del obispo Báez no le permite recapacitar, como lo dices, creemos que su soberbia lo lleva a creerse que está encima del pensamiento y del criterio de los demás, creemos que él quiere imponer su propia filosofía de guerra y muerte", puntualizó el miembro de la comunidad Cristiana San Pablo Apóstol.

Por su parte Rafael Valdez, Coordinador de la Comunidad Eclesial San Pablo Apóstol, recordó que en videos y fotos ha quedado demostrada la participación de los obispos nicaragüenses en actos de violencia y muertes de personas inocentes.

Asimismo, refirió que la lectura que se le puede dar a este respaldo masivo que está teniendo a población católica a la solicitud "es que tiene que hacer reflexionar a la jerarquía local y darse cuenta del enorme error que han estado cometiendo al ser instigadores de la violencia incluso hasta de los crímenes, como está demostrado en muchos videos de la participación que han tenido tanto en sacerdotes como obispos en actos de violencia en que han muerto muchas personas, el mayor daño que se le ha hecho al país, además de la economía es la cantidad de muertos que hubo por causa de ellos, personas que no debieron haber muerto nunca, nosotros no queremos violencia, queremos paz, este gesto que estamos haciendo nosotros, la lectura es de reflexión para esta gente en la jerarquía local y a nivel de la jerarquía de la iglesia en el vaticano”.

Las cartas y las 22 cajas de firmas, fueron recibidas y firmadas por la Secretaria en la Nunciatura.

FIRMAS1

FIRMAS1