Durante el primer día de juicio contra 12 sujetos acusados de diversos delitos vinculados al terrorismo, portación y tenencia ilegal de armas, crimen organizado y entorpecimiento de servicios públicos (tranques) en Tipitapa, el representante del Ministerio Público realizó el descargo de pruebas que demuestran el involucramiento de estos delincuentes en los hechos señalados en la acusación.

A partir del 28 de abril, los acusados Wilmer Martínez Díaz, Ervin Alexander Zamora Peña, Daniel Alexander Sánchez, Júnior Alexander Sánchez, Guillermo José Ruiz, Juan Carlos Bermúdez, José Margarito García Orozco, Yader Rubén Cantón Rodríguez, Francisco José López Rivera, Wilfredo Antonio Orozco Urbina, Mauricio Antonio Paniagua García y Yudielka Yaneris Flores Aburto, entre otros sujetos que no pudieron ser detenidos, actuando de común acuerdo, de forma organizada y utilizando distintas armas de fuego industriales y artesanales, realizaron actos de intimidación contra la población, alterando el orden público, impidiendo la circulación vehicular.

Peritos hunden a acusados

Durante el arranque del juicio, el Ministerio Público presentó las testificales de peritos y detectives policiales que durante varios días dieron seguimiento a los graves actos delincuenciales que realizaron estas personas, las que fueron capturadas en plena comisión de los hechos y con las armas letales en su poder, como escopetas, revólveres, armas artesanales y machetes.

Durante los testificales los peritos e investigadores policiales con las actas de detención y ocupación, determinaron que Wilmer Martínez Díaz, líder del grupo delincuencial, portaba una escopeta marca Maverick y un revolver marca Ruby calibre 22.  Cada uno de los detenidos portaba algún tipo de arma con las que intimidaban y cometían asaltos contra la población que solamente deseaba paz y tranquilidad para poder trabajar.

Barrios bajo el terror golpista

El oficial Sergio Manzanares indicó a la judicial que las familias de los barrios Tangará y Orontes Centeno, realizaron infinidades de llamadas a la policía para denunciar los abusos que estaban sufriendo de parte de este grupo delincuencial desarticulado el primero de julio.

El juicio es tramitado en el Juzgado Segundo de Distrito Penal de Juicio, por la doctora Adela Cardoza. La continuidad del proceso judicial se realizará el 27 de septiembre.