La Compañera Vicepresidenta Rosario Murillo, advirtió este mediodía que a Nicaragua no volverá el terrorismo criminal y aseguró que el pueblo vencerá y está venciendo a aquellos que creen que pueden seguir hostigando al pueblo.

“A Nicaragua no volverán el asedio del odio; ni los tratos humillantes, ni los tratos denigrantes; no volverá el terrorismo criminal, eso lo aseguramos desde nuestros corazones llenos de fe y amor cristiano”, reiteró.

Dijo que el pueblo tiene “fe en el porvenir, esperanza cierta, fuerza de esa fe potente que nos anima a todos en nuestra Nicaragua, unidos venceremos, estamos venciendo y aquellos que siguen ciegos, aquellos que sigan pensando que pueden hostigar al pueblo nicaragüense, este pueblo valiente, este pueblo que se sabe libre, que desistan”, añadió.

Abogó por que “Dios Nuestro Señor permita que el amor anide en sus corazones, que puedan vencer el odio, con la fortaleza del amor. Y, de verdad, de verdad decimos, oramos todos los días para que esos corazones sanen, esos corazones de los cuatro puchos, los cuatro pelagatos que siguen soñando en destrucción y muerte y en tratos denigrantes y humillantes al pueblo nicaragüense”, expresó.

Una Reconciliación verdadera

Instó a “que reconozcan que esas páginas fueron derrotadas, ahora hay que asumir la nueva historia, establecer las bases desde la familia, desde la comunidad, para una reconciliación verdadera y duradera”.

La compañera Rosario Murillo llamó a “recomponer el afán de paz de nuestra Nicaragua comunicándonos desde la comunidad y en familia. Cuántas familias fueron afectadas en esos días terribles, cuántas familias fueron infectadas, también hay que decirlo, con el odio, con el virus del odio”, dijo.

Instó a hacer la Paz desde la familia y la comunidad y señaló que no volverán “esos días terribles de confusión, de odio, de infamias, de calumnias, de mentiras, decimos y reiteramos: ¡El Amor es más fuerte que el Odio!”.

Dejen en paz al Pueblo

“No pudieron ni podrán, que Dios les dé paz interior, lo pedimos de corazón todos los días, en oración permanente para que alcancen la paz dentro de cada uno de ellos y dejen en paz al pueblo nicaragüense”, indicó.

Recordó que este es un pueblo alegre, un pueblo humilde, un pueblo nuevo, un pueblo bueno, un pueblo de luz y verdad, y de cariño.

“Que nos dejen en paz, que nos dejen construir la paz todos los días, edificar la paz, porque la paz es el camino, que sanen, que se curen, que la locura dé paso a la cordura y a la comprensión, que Nicaragua vive todo el tiempo y hay que forjar nuevos acuerdos sociales, culturales, la nueva espiritualidad, que es la misma, pero es nueva; condiciones para la paz, crearlas todos los días”, dijo.

Pidió “dejar el egoísmo que ciega, la ambición que ciega y reconocer al prójimo y amar al prójimo como a uno mismo; somos un pueblo bueno, amante de la paz, queremos paz y derechos humanos para todos”.

“Queremos justicia, paz y derechos humanos para todos; queremos ratificar que en Nicaragua no volverá, que a Nicaragua no volverá el asedio del odio; ni los tratos humillantes, ni los tratos denigrantes; no volverá el terrorismo criminal, eso lo aseguramos desde nuestros corazones llenos de fe y amor cristiano”, ratificó.