La Vicepresidenta de la República, Compañera Rosario Murillo, destacó este mediodía que el Plan de Producción que se presentó hoy anima y alienta a todos los nicaragüenses con el augurio de buenas cosechas.

Dijo que es un Plan “que nos anima y nos alienta a todos, se esperan buenas cosechas, Dios Mediante tendremos buenas cosechas porque la mayoría de nicaragüenses quiere avanzar”.

Los nicaragüenses quieren prosperar, y es lo que nos proponemos todos juntos, trabajar para prosperar, añadió.

“Por supuesto que si alguien se opone a eso, es que no necesita prosperar porque ya es próspero. Hay mucha gente que disfruta su prosperidad, si sensibilidad, sin amor a Nicaragua, no necesita prosperar. Aunque dicen que el que tiene siempre quiere tener más”, dijo.

“Es decir como un indicador común de quienes quieren ser prósperos, quieren prosperar y prosperar. Pero bueno, han decidido que solo ellos pueden prosperar, que los demás no aspiremos a prosperar”, advirtió.

Expresó que quieren “nos mantengamos así, nada más, medio respirando, pero eso no cabe en esta Nicaragua de todos, porque aquí ha habido y hay un Gobierno como opción preferencial de lucha contra la pobreza y vamos a seguir caminando porque eso es cristiano”.

Un Gobierno de Amor Cristiano

El cristianismo nos enseña a practicar el amor al prójimo, que implica justicia social. Es lo que practica este Gobierno, este Estado, que le sirve a todas las familias nicaragüenses y en particular a quienes más necesitan de un Estado que promueve políticas socioeconómicas que beneficia a los que no pueden acceder de manera personal a hospitales caros, a universidades caras, a escuelas caras; no, este es un Estado que trabaja para quienes no pueden pagar esos hospitales, esos centros de salud; quienes no pueden irse a otros países a atenderse o a disfrutar; tendríamos derecho a hacerlo, pero hay quienes no pueden”, resaltó.

"No quieren que esos hermanos nicaragüenses puedan atenderse en los centros de salud, en los hospitales, en las escuelas, estudiar los hijos, las universidades, en fin, plantearnos esa Nicaragua de todos, donde todos vivamos con derechos", expresó.

Ver con esperanza el futuro

“Ese mandato de Dios, tener derechos y respetar los derechos de todos y aquí estamos viendo con esperanza el futuro, reconociendo las calidades y capacidades de la mayoría de los nicaragüenses, que sabiendo que todos estamos observando, viendo, reflexionando y diciendo bueno, ¿Quién quiere paz, quién quiere trabajo, quién quiere que sigamos trabajando en paz?”, se preguntó.

Son unos cuantitos, unos cuantitos, los que desde la comodidad de sus oficinas, desde la comodidad de sus vidas personales se oponen al bien común. Y eso es un pecado. Oponerse al bien común no es cristiano, es un pecado”.

“Pero sabemos, conocemos , sabemos defender nuestros derechos y sobre todo, avanzar empeñados en emprender, reemprender nuestros buenos rumbos y trabajar para prosperar”, indicó.

La lengua venenosa y las noticias falsas

Rosario señaló que a Biblia dice que la lengua es un miembro pequeño, pero que se jacta de grandes cosas. “He aquí dice: Cuán grande bosque enciende un pequeño fuego y la lengua es un fuego, un mundo de maldad, la lengua está puesta entre nuestros miembros y contamina todo el cuerpo e inflama la rueda de creación y ella misma, la lengua es inflamada por el infierno”, citó.

Dice la Biblia: Ningún hombre puede domar la lengua que es un mal que no puede ser refrenado, está llena de veneno mortal”, recordó.

“Esas son palabras sabias, eso es como estar hablando de todas las noticias falsas; la lengua llena de veneno mortal. Imagínense ustedes acaso alguna fuente hecha por una misma abertura agua dulce y amarga? De una misma boca pueden proceder bendición y maldición, y esto no debe ser así”, sentenció la Compañera Rosario.

No puede ser tóxica

Rosario señaló que la lengua es para bendecir a Dios, al Padre, y la lengua es para bendecir también a los hermanos que están hechos a imagen y semejanza de Dios, no puede ser tóxica, no puede ser usada para destruir.

Pero así es y más en este mundo en el que vivimos, la lengua, las noticias falsas, las mentiras, las calumnias, las difamaciones apuntan a destruir”, lamentó.

Siempre hay que preguntarse: esa lengua que quiere destruir, esa lengua que no quiere reconocer el derecho del pobre a salir adelante, esa lengua que quiere mantener el país en infelicidad ¿Cómo vive? No debe vivir mal. Porque el que vive mal busca como vivir un poco mejor”.

Advirtió que todos los que actúan en contra de la bienandanza, de la bienaventuranza, de la posibilidades de la mayoría de las personas de trabajar, para prosperar, para salir adelante, es porque tienen sus propios recursos con los que viven bien, y no miran a quien.

“Pero bueno, también eso es parte de la condición humana, allá la conciencia y Dios que todo lo mira, Dios que todo lo ve, Dios que todo conoce, sabe enderezar con sus misterios, los caminos, los rumbos y sabe reconocer al quiere y valora las capacidades de todos sobre, sobre todo, el derecho de todos a trabajar”, sentenció.

“Lenguas malignas que se empeñan en desconocer que Nicaragua quiere paz, que la gente quiere vivir con normalidad, recuperar su normalidad, recuperar su trabajo aquellos que perdieron trabajo. Recuperarse, resturarse, eso es lo que quiere el país”, dijo.

Dios está viendo

“Aquellos que no lo quieren permitir, allá esta Dios viendo y por sus hechos no solo los conocemos cada vez más, sino que responderán ante Dios por sus hechos, por el egoísmo, por la obcecación, por querer seguir con esa lengua envenenada, trasladando mentiras hacia afuera y trasladando mentira hacia quienes todavía le ponen un poco de mente aquí, porque cada vez aquí adentro en nuestro país, que es donde nacimos, vivimos, trabajamos todos, cada vez más y más nicaragüenses sabemos de qué se trata, por qué mienten, por qué se ocupan tanto con las personas y las familias que están tratando de salir adelante”, resaltó.

“Por qué se ocupan tanto, porque oponen a la vida, la muerte, una cultura de muerte, de destrucción. Cuando todos decimos Nicaragua siempre libre, no, no, no está linda Nicaragua; no está normal Nicaragua, no está tranquila Nicaragua”, dijo.

Visitantes se admiran del progreso del país

“Pero los que vienen de otros países, dicen pero qué bien, qué milagrosa la recuperación, cuánto empeño en el alma nicaragüense, cuánta responsabilidad de luz y de vida en el alma nicaragüense”, refirió la Compañera Rosario.

“Eso se ve, a simple vista está claro, cómo somos los nicaragüenses y cuánta esperanza tenemos, tanta confianza en Dios, tanta fe y como sabemos que la victoria ha sido, es y será Dios Mediante,  nuestra, porque no son victorias personales, son victorias de los pueblos, son victorias del derecho del pueblo. Y son victorias de un modelo cristiano, con amor al prójimo y en amor al prójimo; un modelo cristiano, socialista y solidario. Victorias de la mano de Dios”, añadió.

Caminata por la paz, la vida y la justicia

Rosario dijo que esta tarde el pueblo estará caminando por la paz, por la vida, por la justicia. “Vamos a estar caminando llenando la ciudad de canto”, anunció.

Ese canto hermoso hermoso, canto que reflejan el afán de vida y milagro de las y los nicaragüenses. Vamos a caminar por la justicia, por la paz, por el trabajo, por la esperanza, por la vida , todos juntos, simbolizando y representando el honor y la gloria, como decíamos ayer de la mayoría de los nicaragüenses”, concluyó.