La Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo, lamentó este mediodía el asesinato del compañero Lenín Díaz Mendiola, hijo de los dirigentes históricos sindicales Bernardino Díaz Ochoa y Benigna Mendiola, quien fue baleado por terroristas golpistas en Matagalpa.

Cuánto “dolor para las familias de nuestros compañeros dirigentes sindicales históricos, la familia de Bernardino Díaz Ochoa, asesinado por la guardia nacional, la familia de Benigna, la Benigna como la conoce todo el mundo. Cuánto dolor, cuánto sufrimiento el que siguen trayendo los golpistas sobre nuestra Nicaragua. Cuánto dolor, cuánto sufrimiento”, expresó Rosario.

La Compañera destacó que si bien este fue un fin de semana lleno de actividad de los nicaragüenses que quieren la Paz, hay algunos que se empeñan en sembrar el terror.

Fue “un fin de semana lleno de actividad. Esa movilización masiva de los nicaragüenses, las nicaragüenses que vemos participando de un fin de semana en paz y tranquilidad, gracias a Dios, y gracias a todo el esfuerzo de recuperación de la normalidad y de la libertad en primer lugar de todos los y las nicaragüenses que estuvimos secuestrados durante meses por los maleantes, por los terroristas, golpistas. Ahora la gente valora, todos valoramos la paz, la tranquilidad y la seguridad que tenemos para ir de un lugar a otro con nuestras familias, aunque sea un ratito, de acuerdo a nuestras posibilidades a recorrer, a conocer, a comer, a comprar también en tanta ferias y mercados campesinos que se realizan los fines de semana en todo el país”, indicó.

“Gracias infinitas a Dios por esta paz, esta tranquilidad, esta normalidad que quieren romper provocando crímenes como el del hermano de Matagalpa. Esta tranquilidad es la que ellos precisamente quieren romper cuando asesinan al compañero Lenín Díaz Mendiola”, lamentó.

“Así es, todos los días nos amenazan con atacarnos. Dicen: qué normalidad. Porque no les gusta la normalidad, no les gusta la tranquilidad, no les gusta que nuestras familias, las familias de todo el país disfruten de la bendición de la paz, no les gusta y entonces arremeten como los vampiros contra la luz, les da miedo la tranquilidad”, denunció.

Rosario valoró que “aterroriza a los terroristas la tranquilidad y la normalidad porque ya no pueden cometer sus fechorías. Esos rescoldos que quedan ahí de agresión, de agresividad, son los que siguen cometiendo crímenes, precisamente como una provocación y precisamente para seguir intimidando a las familias”.

No obstante, recordó que todas las provocaciones tienen castigo, “porque ya son 198 y ellos los mataron y los estamos viendo y sabemos quiénes son. Y pedimos justicia, justicia, que paguen por sus crímenes”.

“Son 198 hermanos nicaragüenses los que han asesinado, 198 vidas irremplazables, 198 familias, como hemos visto a la familia, hemos visto a la Benigna, hemos visto a los hijos, hemos visto a los niños o jóvenes, adolescentes hijos de Lenín, los hemos visto llorando a sus seres queridos. Hemos visto a Matagalpa desbordada en indignación y duelo”.

La Compañera resaltó el trabajo de la Policía Nacional que rápidamente logró capturar a algunos responsables. “Todos dice la policía en su reporte dieron positivo para el examen de parafina que demuestra que dispararon”, informó.

“Nicaragua entera llora a los 198 hermanos que nos han quitado. No los pueden devolver vivos porque los mataron, pero si las instituciones del Estado nicaragüense harán justicia. Nicaragua quiere paz, así lo decía una de las hermanas de Lenín. Nicaragua lo que quiere es vivir tranquila, recuperar la economía, restaurar la economía. Que nos dejen ese pucho de delincuentes trabajar en paz, recuperar la economía en paz. Porque aquí las infinitas mayorías de nicaragüenses lo que queremos es trabajo y paz, eso es lo que queremos vivir en paz, seguir viviendo en paz como vivíamos antes del 18 de abril, cuando los delincuentes asaltaron la paz, secuestraron la paz, secuestraron a miles, atentaron contra la vida, asesinaron a 198 hermanos nicaragüenses, torturaron, robaron, quemaron, saquearon y todos sabemos quiénes son”, manifestó.

“No pudieron, ni podrán, todos estos intentos que están haciendo. Esos intentos, esas declaraciones delincuenciales, todos los días convocando y llamando a la intranquilidad y a la zozobra no pasarán. Porque hay un pueblo que recuperó su seguridad, hay un pueblo que tiene instituciones y ha exigido que funcionen y funcionan para garantizar su seguridad”, aseguró Rosario.

Precisó que más de 200 asambleas se han hecho en todo el país entre la comunidad y la Policía Nacional, “precisamente poniendo sobre la mesa la demanda de más seguridad, reafirmando el prestigio de nuestra Policía Nacional, que cuida a los muchachos y muchachas en las escuelas, que cuida los lugares de mayor concentración del pueblo en cada municipio, los mercados, las paradas de buses, que nos cuida en todo el país”.