El Canciller de Nicaragua Denis Moncada Colindres fue entrevistado en el programa televisivo EnClave Política de Telesur, en donde se refirió a la resolución aprobada hoy en la Organización de Estados Americana (OEA), sobre la creación de una comisión especial para mediar la crisis en Nicaragua y sobre el intento de golpe de estado promovido por la derecha en contra del gobierno presidido por el Comandante Daniel Ortega.

En primera instancia, Moncada expresó que Nicaragua ha sufrido los embates de un golpe de estado, el cual se ha denominado como “golpe blando”, pero que más bien es un golpe de estado violento, donde se confabula la organización, planificación, financiamiento y directrices desde algunos sectores del gobierno de los Estados Unidos.

“Estos eventos lamentablemente han dejado decenas de muertos, centenares de heridos en nuestro país, y todo por, precisamente encaminar un golpe de estado contra un gobierno legítimo, democrático y legal como el del Presidente Daniel Ortega, que no coincide ni hace consenso con la voluntad de los Estados Unidos de Norteamérica”, indicó.

Y referente a lo ocurrido en la OEA este jueves, aseveró que este organismo no sorprende con su actuación, porque continúa siendo un ministerio de colonias que diseña su estrategia para continuar de forma sistemática contra Nicaragua y otros países progresistas.

“La OEA con todo y que Nicaragua ha expresado que no se puede tomar acuerdos ni proponer resoluciones que no cuenten con la anuencia y la voluntad y la aprobación del Estado concernido, el Consejo Permanente desde hace varios meses ha venido en esa dinámica injerencista, claramente intervencionista”, expresó el Canciller.

En ese sentido, dijo que Nicaragua había planteado no estar de acuerdo ni con la convocatoria mucho menos con la propuesta de resolución que se discutió y aprobó.

“Nosotros dejamos claramente establecido que nuestro gobierno no reconoce esa resolución, la rechaza, la condena y considera que realmente es ilegal”, acotó.

Mencionó que el fondo es político y la instrumentación que se hace del Consejo Permanente sigue las directrices de los Estados Unidos que señalan los países aliados para cumplir la misión encomendada creando grupos especiales para continuar con su ofensiva política, diplomática y estratégica.

Mayoría de población respalda al gobierno

Hay una mayoría de la población que apoya al Frente Sandinista de Liberación Nacional y de forma efectiva y dinámica al gobierno del Presidente Daniel Ortega y a la Compañera Rosario Murillo. El 19 de julio los simpatizantes sandinistas marcharon no solo en Managua sino en los departamentos.

“Era una forma de reaccionar y activarse ante una agresión tremenda, ante actos terroristas que había sufrido toda la población nicaragüense, al activarse grupos realmente criminales y terroristas que mantuvieron como rehén y secuestrados a gran parte de la población, sobre todo en los lugares donde se instalaron los tranques”, señaló.

Agregó que derribar el gobierno del Presidente Ortega era el objetivo propuesto por la oposición, sobre todo cuando se convocó al diálogo nacional e invitó a los obispos de la Conferencia Episcopal como mediadores y testigos.

Sin embargo, en esa dinámica de instalación se comenzó a dejar claramente a través de los dialogantes de la oposición y parte de un sector de la Iglesia Católica, que lo que se perseguía no era conversar, sino que se entregara el gobierno por la vía fáctica, rompiendo el orden constitucional exigiendo la renuncia de los magistrados de los diferentes poderes del Estado.

Igualmente señaló que ante todo lo vivido, la imagen del Presidente Ortega y la Vicepresidenta Murillo con todo este acompañamiento de la población refleja los niveles de apoyo y solidaridad que tiene el Frente Sandinista y su gobierno.

“Es un hecho palpable y evidente que aún en situaciones de crisis, la población sandinista, los compañeros se movilizaron y se cohesionaron y expresaron de una forma categórica muy solidaria la presencia y su dinámica para defender el gobierno del Presidente Daniel Ortega”, refirió.

Moncada2

E.E.U.U. y otros países persiguen deslegitimar

La intromisión de otros países encabezados por los Estados Unidos lo que persiguen es deslegitimar el gobierno del Presidente Ortega.

Moncada expresó que se diseñó una estrategia de golpe de estado acompañada de una campaña mediática encaminada a mentir, distorsionar la verdad y hacer de la noticia falsa un instrumento importante, combinando con una fuerte guerra sicológica que afectó a grupos de amigos y familiares.

Asimismo, la labor diplomática la hacían los organismos internacionales, encaminados a crear una imagen de que el gobierno de Nicaragua es dictatorial, represor y causante de las muertes y heridos.

“Estamos claros que eso no es así. Precisamente quien causa todo eso son los sectores del poder imperial que diseñan políticas y agresión ofensiva de esta envergadura para deslegitimar a gobiernos que no coinciden con sus puntos de vistas y opiniones, con sus líneas y directrices hegemónicas en el continente en este hemisferio y otros lugares del mundo, como el gobierno de Nicaragua”, apuntó.

Se analiza diálogo

El Canciller Moncada expresó que, las instituciones del estado están funcionando, al igual que los poderes del estado, Policía Nacional y Ministerio Público, y el gobierno ha dicho que hay que hacer justicia como también reclamar y exigir derechos humanos para todos.

Dijo que políticamente el diálogo se está analizando y lamentó que algunos obispos de la Conferencia Episcopal se mostraron parciales planteando su identidad con el sector de oposición al gobierno y poner ultimátum en una reunión sostenida con el Presidente Ortega.

Asimismo, indicó que no puede dialogarse ni tomarse acuerdos que estén al margen de la Constitución que violenten y no estén sujetos al Estado de derecho.

Juventud presente

La juventud tiene un presente y un futuro importante y está participando activamente en los procesos estudiantiles, juveniles, culturales y en la identidad y actividades sociales y económicas.

“Una dirigencia de la juventud muy efectiva, muy eficiente y encaminado a consolidar, fortalecer los caminos, los programas y las rutas que el gobierno y el Frente Sandinista de Liberación Nacional va diseñando para consolidar, rescatar, restituir la parte de estabilidad y seguridad, para continuar con los programas socioeconómicas que ha venido implementando”, indicó.

Golpistas querían acabar con desarrollo económico

Nicaragua está restituyendo la paz, la tranquilidad y seguridad. La economía y producción está tomando y retomando su dinámica anterior.

“Ese es el objetivo avanzar, continuar desarrollando los programas económicos sociales para que nuestra población pueda beneficiarse del progreso, los avances, salud, educación, recreación, en fin, de los beneficios que deja un gobierno, cuyo objetivo es el bienestar de la población marginada, históricamente excluida”, agregó.

Destacó que la intención de los golpistas era terminar con los aspectos más sobresalientes del gobierno de Nicaragua, entre ellos el desarrollo económico, puesto que la macroeconomía que se ha mantenido de forma sostenida ha tenido un crecimiento entre 4.7 y 5.2 en los últimos años.

“Toda esta actividad delincuencial, terrorista dirigida por los organismos internacionales e internos, parte de su objetivo era terminar con ese avance de la economía en Nicaragua para deslegitimar y crear condiciones favorables para la subversión y para el golpe de estado”, subrayó.

Además, afectar los altos niveles de seguridad que se lograron desarrollar con las instituciones de seguridad y la participación de la población que ha permitido tener altos niveles de seguridad integral en el país.

Moncada3