La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de la República, agradeció este miércoles, en primer lugar, a Dios por la restauración de la seguridad, la paz y la vida en todo nuestro territorio, “a nuestro pueblo luchador, revolucionario, victorioso, todas las Instituciones del Gobierno, del Estado. Hemos trabajado para restaurar la seguridad, la paz, la vida, en una sola voz y con un solo corazón”, subrayó.

Agregó que, en una sola voz y con un solo corazón, también damos gracias a Dios nuestro señor por ir avanzando en la restitución del derecho de las familias nicaragüenses “la seguridad, a la paz, al trabajo, a la vida, esa seguridad, esa paz, ese trabajo, esa vida en armonía que todos queremos urgimos, necesitamos, merecemos”.

“Nuestro Gobierno, todas las instituciones de Estado y nuestro pueblo luchador, revolucionario victorioso, en esta Nicaragua bendita y siempre libre, damos gracias a Dios por las victorias que vamos alcanzando, que son triunfos de la paz, del amor, del espíritu y la grandeza cristiana, Socialista y Solidaria de esta Patria de Darío y de Sandino, del pueblo heroico formidable, de Nicaragua”.

El Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, todas las instituciones del Estado Nicaragüense y nuestro pueblo heroico, luchador, revolucionario, victorioso, reitera a todos los nicaragüenses el compromiso generoso e invariable de una Patria de todos y por el bien de todos, una Patria para todos, donde cada día en buen corazón, buena esperanza, buena fe y de la mano de Dios seguiremos avanzando en el fortalecimiento de las instituciones, y en los caminos de bien común, que constituyen la fortaleza de nuestra Revolución, nuestra opción preferencial por los pobres, se lanza frente a todas las perversidades del plan terrorista y golpista que, acompañado de una infame y falsa campaña mediática , una minoría llena de odio se quiso imponer en nuestra Nicaragua”.

La Compañera Rosario destacó que “el Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional, todas las instituciones del Estado nicaragüense y nuestro pueblo heroico, luchador revolucionario, victorioso, ha luchado con la fuerza incalificable de su historia y de su presente revolucionario contra el golpismo, el terrorismo el crimen, el secuestro, la tortura, las violaciones, los ritos satánicos, la destrucción, el saqueo, la piromanía contra familias e instituciones”.

El pueblo repudia a todos los que rompieron la paz

“El pueblo unido ha rechazado y continúa rechazando la extorción de quienes secuestraron pueblos enteros, creyendo que con eso derrotaban el ánimo de las familias nicaragüenses. El pueblo unido rechaza y repudia a todos los que rompieron la paz y llaman todavía a la guerra, envenenados frente al avance del amor y la buena esperanza”.

Dijo que el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, todas las instituciones del Estado nicaragüense y nuestro pueblo heroico, valiente, luchador, revolucionario, victorioso, que permaneció en cautiverio delincuencial criminal, y terrorista, cuida hoy, frente a su Estado y Gobierno, junto a sus instituciones, esa paz que venimos recuperando, desde nuestra absoluta convicción de que Dios es justo y ama la paz de sus siervos, "por lo que nuestros corazones toman aliento frente al terrorismo golpista. La sabiduría del pueblo, de nuestro liderazgo, que, como cristianos en profesión de fe, y compromiso de amor al prójimo, de libertad, dignidad, fraternidad, de familia y comunidad, vamos adelante, con esa fortaleza y grandeza espiritual que nos conocemos y que en el mundo también se reconocen, ¡Alabado sea Dios! ¡Alabado sea su Santo nombre!, ¡Viva nuestra Nicaragua bendita y siempre libre!"

Hoy 18 de julio proclamamos nuestra historia, nuestro avance sobre esas fuerzas diabólicas, tenebrosas, terroristas, criminales, que durante 3 meses azotaron, quisieron secuestrar la paz en Nicaragua, secuestraron la paz en Nicaragua, pero no pudieron. El alma del Nicaragüense, la valentía, la dignidad el orgullo nicaragüense es mucho más grande, y así avanzamos en orgullo de nuestro país, en orgullo de la raza nicaragüense que sabe de luchas y de honor, con la dignidad en alto , con el espíritu de Sandino en alto, con el espíritu y la grandeza de Darío en alto, así avanzamos y así vamos a cuidar, cada milímetro de nuestra sagrada Patria para que nunca más, nunca más pretendan invadirnos con energía diabólica, perverso, malignas, que nunca más esa fuerza oscura, ocupen ni una pulgada de nuestro territorio. Por eso, dando gracias a Dios y bendiciendo a Dios por la proclamación de fe, de amor y de victoria, vamos adelante”.