Durante la clausura del XXIV Foro de Sao Paulo, mandatarios de gobiernos progresistas de América Latina expresaron mensajes de solidaridad a Nicaragua ante la crisis promovida y patrocinada por grupos terroristas que han secuestrado la tranquilidad y La Paz.

El Compañero Salvador Sánchez Cerén, Presidente de El Salvador, recordó que la derecha oligárquica en América Latina arremete una nueva ofensiva contra los gobiernos que ponen al frente el desarrollo humano y la solidaridad entre los pueblos.

Al respecto, identificó en Nicaragua la ejecución de un plan desestabilizador para alterar el orden constitucional, derrocar por la fuerza al gobierno legítimamente electo y arrebatar a la población los grandes avances sociales y económicos.

“Respaldamos la decisión del Presidente Daniel Ortega, de mantener un diálogo respetuoso para encontrar acuerdos que permitan a esa hermana nación detener la escalada de violencia y continuar por la senda de la calidad de vida de la población, en paz y estabilidad democrática”, afirmó.

Mientras tanto, el Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, denunció que Nicaragua es víctima del método de guerra no convencional conocido como Guarimbas, aplicado a la tierra de Bolívar en el año 2014 y nuevamente el recién pasado 2017.

“Exactamente hace un año Venezuela soportó 120 días continuos de agresión callejera, de grupos pagados por la Embajada de Estados Unidos, de grupos violentos y de la campaña mediática mundial multiplicada para presentar una Venezuela en caos y un Gobierno dictatorial reprimiendo a un pueblo que protestaba. El guión perfecto, hoy se lo están aplicando a la Nicaragua Cristiana, a la Nicaragua Sandinista", expuso.

"Todo nuestro amor, todo nuestro apoyo incondicional al Comandante Presidente Daniel Ortega Saavedra, a la compañera Rosario Murillo, al Frente Sandinista de Liberación Nacional y al pueblo de Nicaragua que vencerá la violencia, vencerán el terrorismo y triunfará la paz, estamos seguros que triunfará la paz”, dijo.