La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de la República, destacó que este mes de julio nos saludamos todos los nicaragüenses en plena restauración de la paz, “en esta Nicaragua que nos reúne en celebración y conmemoración de 39 años del triunfo de la Revolución, del triunfo del pueblo sobre la dictadura, del triunfo de la libertad y la democracia en Nicaragua, libertad y democracia que conquistó el pueblo nicaragüense el 19 de julio hace 39 años, y vamos, como dice nuestro pueblo, a andar en 40, Dios mediante y de su mano”.

Destacó que sabemos que la paz es con nosotros por amor a Dios, con amor a Dios y en amor a Dios. “La paz es con nosotros porque buscamos nosotros, las familias nicaragüenses el bien común, eso es lo que buscamos, por eso en medio de la tribulación, tenemos esperanza fortaleza, fe”.

“Estamos contentos hoy, como dice el salmo 126, porque estamos orando por la restauración porque grandes cosas hace y ha hecho Dios, Nuestro señor en Nicaragua y Dios mediante seguirá haciendo, seguirá derramando sobre nuestro pueblo, sobre nuestra familia, prodigios milagros, sobre todo el milagro de la fe, milagro de la unidad en la familia, en la comunidad todos queremos seguridad, todos queremos paz, todos queremos vida, trabajo, educación, salud, aliento optimismo. Todos queremos trabajar, esforzarnos y prosperar. Eso es lo que Dios dispone para Nicaragua, paz, seguridad, vida y mucho trabajo. Es lo que dispone para Nicaragua, ese es el plan de Dios para Nicaragua".

Rosario señaló que el plan de Dios para Nicaragua no es el odio, el enfrentamiento, el plan de dios para Nicaragua, no es la división, y no es la unidad de los pudientes y al otro lado los empobrecidos o los pobres. No. “El plan de Dios para Nicaragua es la fraternidad, es el amor, es la justicia, es que nos unamos todos los nicaragüenses para restaurar, para recuperar ese espíritu indestructible que nos conocemos, porque bueno, se ha hecho daño y se ha hecho daño desde un alma llena de odio, incluso no conocida antes en nuestro país, desconocida para nosotros. Esa cantidad de odio, algunos decían diabólico, que ha hecho daño, pero el espíritu y la fe de nuestro pueblo es más grande”.

“Somos grandes, somos fuertes, somos indestructibles, tenemos valor, tenemos valores, tenemos coraje, además una cultura de familia, una cultura y unos valores cristianos. Amos al prójimo, por eso resultaba y nos resultó tan ajeno, desconocido, la cantidad de odio que se gestó algunas semanas sobre nuestro país”.

“Pero aquí estamos y ahí vamos restaurando nuestros corazones, disponiéndonos a la paz, disponiéndonos al bien, disponiéndonos a seguir prosperando, porque tenemos que seguir prosperando. Esos son los milagros, los prodigios y el plan de Dios. Algunos dicen que ilusa. No. Cuando hay fe, uno sabe que Dios todo lo puede, y el que cree y para el que cree, Dios dispone lo mejor, porque con Dios no hay imposibles y todo lo puede en cristo que lo fortalece”.

“Y como decíamos, Dios no ha dispuesto para Nicaragua odio, Dios no ha dispuesto para Nicaragua crímenes de odio, Dios no ha dispuesto para Nicaragua separación entre los que tienen más y los que ha sido excluido, los que no tienen, esa separación Dios no la ha dispuesto para Nicaragua. Dios ha dispuesto para Nicaragua espíritu cristiano, por eso decimos Nicaragua es cristiana solidaria. El espíritu cristiano, saber compartir y trabajar juntos para air adelante y es lo que tenemos que hacer, con toda la fortaleza de nuestra alma, con toda la fortaleza de esa alma nuestra que Dios guarda de todo mal, desde ahora y para siempre".

"Siempre ha sido así, vamos adelante, hermano hermana, vamos adelante con mucha esperanza. Vamos adelante con fortaleza espiritual indestructible, vamos adelante con amor, somos puro amor, y al conmemorar 39 años de luchas y victorias lo hacemos en el legado patrimonial heroico de este pueblo nuestro que sabe de lucha y de honor, y lo hacemos con la fortaleza del cariño, procurando reconciliación y capacidad de convivencia, en el hogar, en la comunidad, en el barrio todo el tiempo, procurando con nuestras acciones restaurarnos, que la paz sea en Nicaragua, que el amor entre hermanos florezca, se restaure, se restablezca y podamos reunirnos, habitar juntos en armonía, y pedir a Dios bendiciones, bendiciones, bendiciones sobre esta Patria de todos".

"No nos detenemos, ni nos paralizamos, ni en rencores, ni en venganza"

La compañera Rosario también informó sobre el reporte de las reuniones que realizó el INTUR y esta realizando el INTUR con los pequeños emprendedores.

“A ver… Nos enfrentamos la destrucción que nos dejaron, y decíamos ya no hablamos de destrucción, ahora es ver cómo enfrentamos con esperanza el futuro en los municipios y departamentos del país. ¿Cómo lo enfrentamos?, porque lo más fácil, algunas personas pudientes dicen, bueno, cerramos, pero buen lo más difícil es empeñarse en trabajar con ese espíritu y con ese ánimo nicaragüense”

“Hemos encontrado que los pequeños y medianos son los que tienen el espíritu más fuerte porque necesitan trabajar para vivir y por eso, con la esperanza y la determinación que nos conocemos, trabajamos para promover la vida, trabajamos para acompañarnos, para no dejar en el desempleo a familias que han apostado por la vida, en todas partes y seguimos apostando por la vida en todas partes, ese es el mérito de los pequeños y medianos que siguen fortaleciendo el derecho a la vida” …

“Porque el derecho al trabajo, es el derecho a la vida en todas partes, y uniéndonos, en el caso del turismo, ámbito golpeado, sabemos quiénes lo golpearon, pero no nos detenemos ahí, ni nos paralizamos, ni en rencores, ni en venganza, pero lo sabemos y el pueblo lo sabe, unirnos para enfrentar los problemas y enfrentar los desafíos e ir adelante, siempre más allá con esperanza y con cariño, con mucha fe, porque Dios no desampara, Dios no desampara al bueno, al justo. Dios ha dispuesto para Nicaragua, lo sabemos, lo creemos, lo declaramos, trabajo y paz".

"Hemos reafirmado que Nicaragua quiere paz, que aquí nuestra Nicaragua Libre quiere seguridad paz y vida, y todos queremos vivir en paz y todos queremos transcender las tinieblas que quisieron imponernos. Aquí no hay lugar para el odio, aquí hay lugar para el cariño y para el entendimiento y la compresión entre las familias nicaragüenses que tenemos muy en alto el espíritu cristiano y el orgullo de ser nicaragüense por gracia de Dios, con ese espíritu cristiano y solidario que nos ha caracterizado a lo largo de nuestra historia".