La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de la República, expresó este mediodía, que “nos sentimos habitando en la Casa del Señor en esta Nicaragua de cristianismo y de solidaridad y de manera particular en este mes de Julio, un mes para cantar las alabanzas al Señor por nuestras libertades”.

Rosario añadió que este mes es para “pedirle intensamente que nos siga convocando a la reconciliación, a la paz, al bien común, al encuentro y a trabajar todos juntos para que esta Nicaragua siga consagrada a Jesucristo, siga consagrada a Dios Nuestro Señor y sigamos desarrollando nuestros vínculos de familias y de valores cristianos y solidarios”.

Dio gracias a Dios “con mucha fe, con mucha esperanza puesta en el Señor, en Jehová, Dios de los Ejércitos, como dice el Salmo 84 que nos envía un pastor desde el departamento de Chinandega, mi corazón y mi carne cantan a Dios Vivo”, expresó.

“Son palabras de Alabanza, a Dios nuestro Señor, a Jesucristo por todos los milagros y prodigios que se están dando en nuestra Nicaragua, donde las familias ratificamos de distintas formas nuestra voluntad, nuestro compromiso de paz, de cariño, de vernos como prójimos, de vernos como hermanos, de vivir como hermanos de recuperar las sendas de bien común, Dios nuestro Escudo, Dios que escucha nuestras oraciones, las oraciones de todos”, refirió.

“Dice aquí: bienaventurado el hombre que tiene en ti, su fuerza. En cuyo corazón están tus caminos, atravesando el Valle de lágrimas, lo cambian en fuente, cuando la lluvia llena los estanque; irán de poder en poder y dirán a Dios en Sion: Rey Mio y Dios Mio, Bienaventurados los que habitan en tu casa, perpetuamente te alabarán”.

Rosario añadió que “el trabajo más importante es por el reencuentro, por la convivencia, dialogante y pacífica, desde el hogar, desde la comunidad, desde el barrio; restauranos Señor, haz resplandecer tu rostro y seremos salvos, dice el Salmo 79.”

“Aún el gorrión halla casa y la golondrina nido, donde poner sus polluelos, cerca de tus altares, Rey Mío y Dios Mío, Bienaventurados los que habitan en tu Casa perpetuamente te alabarán”, citó el Salmo.

“Así estamos dándole gracias a Dios por que es Sol y Escudo en nuestra Nicaragua. Porque no vas a quitar el Bien a los que andan en integridad, porque sabemos que somos dichosos al confiar en Dios, al llenarnos el Alma de Esperanza, de Fortaleza, de Fe”, dijo.

“Sabemos que nuestro pueblo es un pueblo devoto, es un pueblo creyente, es un pueblo Cristiano y otra vez nuestro reconocimiento a esas Iglesias que claman a Dios en los barrios, en las comarcas, en las comunidades; que claman como clamamos todos a Dios para que se restaure como se está restaurando ya, gracias a Dios, gracias a Él, gracias a su Mano, la Paz, la Seguridad, la Salud y la Vida en nuestra Nicaragua”, resaltó Rosario.

“Porque la Salud es vivir con aliento, vivir con esperanza, no solo es la ausencia de enfermedad, es vivir con optimismo, eso es salud, y lo que se está restaurando de la mano de Dios para que nos aliviemos todos en tiempos de gloria, nuevos tiempos de gloria y de victoria, Jesucristo, del Cristianismo y de la Solidaridad en nuestra Nicaragua”, concluyó la Compañera Vicepresidenta.