La Vicepresidenta de Nicaragua, Compañera Rosario Murillo, en su mensaje del mediodía de este viernes dijo que los nicaragüenses pedimos al señor para Nicaragua, bien… bien común, “pedimos para Nicaragua paz, reconciliación cariño, amor. Pedimos para Nicaragua, amor al prójimo, pedimos para Nicaragua respeto y capacidad de convivencia, en la comunidad, en la familia, pedimos para Nicaragua que cese el dolor, que nos alivie Dios nuestro señor de tanto dolor y sufrimiento que se instale, que se restaure la paz y que vayamos en proceso de verdadero diálogo habiendo logrado aliviar el sufrimiento de la violencia, sufrimiento par a todos y además encontrando la solución a todos los otros temas.

Señaló está dando seguimiento al desarrollo del Diálogo Nacional que se reanudó este viernes, “seguimiento con mucha fe, con mucha oración, con mucha disposición de espíritu a esa sesión del Diálogo Nacional, en el que tantas familias nicaragüenses tenemos cifradas nuestras esperanzas, porque creemos que, de ahí, de esas sesiones, de esos encuentros, de esos de ese servicio de medicación y testigo de los Obispos, tiene que salir una luz para Nicaragua”.

Agregó que como nicaragüenses “creemos firmemente que Dios nuestro Señor nos iluminará a todos para poder encender esa luz, y volver a instalar la esperanza en los hogares. Esa es la fe cristiana. Vivimos de esperanza, y sobre todo esperanza en cristo Jesús y sabemos que, como cristianos, y este pueblo nicaragüense tan cristiano, tan creyente, tan devoto, estamos llenos de fe y de fortaleza espiritual y sabemos que son momentos complejos dificilísimos, dolorosos trágicos, pero la fe nos llena, la fe nos acuerpa, la fe nos alienta y la fe nos impulsa a ver hacía adelante, a no quedarnos viendo hacia atrás como estatuas de sal, a ver hacia adelante”.

“Estamos consientes de la dimensión de la lucha que libramos, es una lucha contra el odio que no habíamos visto en estas proporciones, en nuestra Nicaragua antes del 18 de abril, contra el odio, contra el rencor, contra afanes que de verdad son tenebrosos, prácticas que de verdad son oscuras, prácticas que no conocíamos en la relación entre las familias y comunidades de nuestra Nicaragua, prácticas indignas, vejámenes, torturas, crímenes de odio en todo el país, sabemos que como devotos y como creyentes, esos crímenes de odio, esos rencores, esos sentimientos oscuros no entran en nuestra alma”.

Hizo énfasis en que una de las luchas mayores que libramos es para no caer en la tentación. “y librarnos del mal, no nos permitas, dice el padre nuestro, caer en la tentación, y líbranos del mal, y nosotros decimos, y líbranos del mal, líbranos del mal y lo decimos con toda la fuerza y toda la fortaleza de nuestro espíritu cristiano, no nos permitas caer en la atentación del odio, no nos permitas caer en la tentación de más oscuridad, de más dolor, de más tragedia para las familias nicaragüenses, libramos señor, líbranos del mal, líbranos del mal, y que se haga su santa voluntad porque sabemos que su santa voluntad, es de Dios para Nicaragua es el amor, es el encuentro, es el trabajo es la paz es la reconciliación, es la unidad, es vivir como cristianos, con toda la fortaleza de nuestro espíritu dispuesta para el bien, nunca para el mal, por eso decimos, repetimos con todas nuestra fortaleza, líbranos del mal, líbranos del mal señor”.

Mencionó la palabras en San Lucas dice: la lámpara del cuerpo nadie pone en oculto la luz encendida, ni debajo de la almohada, sino en el candelero, para que los que entran vean la luz. La lámpara del cuerpo, es el ojo, cuando tu ojo es bueno, todo tu cuerpo está lleno de luz, cuando tu ojo es maligno, también tu cuerpo está en tinieblas. Mira pues señor no os suceda que la luz que en ti hay sea tinieblas, mira pues, nos dice el señor a todos, no os suceda, que la luz que hay en nosotros sea tinieblas, así que, si todo tu cuerpo está lleno de luz, no teniendo parte de tinieblas será todo luminoso, como cuando una lámpara te alumbra con tu resplandor.

“Queremos ser luminosos, queremos ser de luz, queremos que Nicaragua vuelva a ser de luz, queremos que en Nicaragua vivamos el reino de Dios que es la paz, que es el cariño, que es el entendimiento, queremos ir adelante y siempre más allá construyendo una Nicaragua donde todos nos escuchemos y todos nos entendamos, queremos que la prioridad sea esta Nicaragua de todos y el bienestar y el cese de las angustias de las madres, de los hijos, de los familiares , de todos aquellos que han perdido seres queridos por culpa del odio. Queremos que cese la violencia, queremos que cese el odio, que se extinga la oscuridad y que nuestro cuerpo esté lleno de luz, nuestro espíritu esté lleno de luz, así dice la biblia, no tenga parte alguna de tinieblas que sea todo luminosos, como cuando una lámpara alumbra con su resplandor”

Rosario destacó las palabras del Canciller durante el diálogo, quien presentó una resolución propuesta del gobierno de Nicaragua que dice, que ante los grabes daños ocasionados por los tranques contra la vida, la seguridad y la economía de Nicaragua, en esta mesa plenaria del diálogo nacional, se llama a suspender los tranques en todo el país, contribuyendo de forma responsable, concreta con la normalización de la vida de todos los nicaragüenses, garantizando los derechos fundamentales e informa que el gobierno hará gestiones con los organismos internacionales como la ONU, la Unión Europea y la OEA, para el acompañamiento en el fortalecimiento del diálogo nacional.

“Es una propuesta que pusimos sobre la mesa esta mañana, todos sabemos dónde está el origen de nuestro sufrimiento, de nuestro temor, de nuestra inseguridad, cuánta gente, cuántas familias, cuántas mujeres, hombres juventud, están inhibidos de circular de un punto a otro, no solo por esos tranques que son en sí una limitación de los derechos humanos, sino también por la delincuencia. Una parte de esa delincuencia está en los tranques. Se ha denunciado, está en todas las redes sociales la evidencia de que es lo que hay en esos tranques, como agreden, como roban, como matan”.

Agregó que esos tranques también constituyen una violación de los derechos humanos de las personas que requieren salud, “ayer mismo lamentábamos la muerte de un bebe recién nacido porque no pudo pasar , eso es violencia, eso es violación de los derechos humanos y las mamás de este país nos sentimos indignadas, cada hermanos y hermano que muere, que fallece, no importa su signo político, cada hermano o hermana que fallece es, un nicaragüense, una nicaragüense que han perdido la vida, en un enfrentamiento totalmente inútil, un enfrentamiento incongruente entre hermanos y hermanas, enfrentamientos que nos están costando la vida, cuando digo la vida, no solo es aquellas familias que pierden y sienten la perdida de sus seres queridos, sino que nos están cortando y quitando la vida a todos”.

Destacó que todos los nicaragüenses “nos sentimos indignados dolidos, amenazados por tantas muertes, hay irracionalidad, falta de conciencia, falta de alma en esta situación que agobia a Nicaragua, que no merece esta situación”.

En ese sentido dijo que “nuestro pueblo, nuestra familia y de verdad nosotros tenemos esperanza en ese diálogo nacional, las familias nicaragüenses tiene la esperanza de ser escuchadas, su clamor de paz, paz, paz, desde la fe cristiana ahí, ese salón del diálogo nacional, tiene que estar lleno de buena intensión de buen corazón, tiene que estar lleno de fe, por el nivel de representantes que acompañan esa mesa, todos debemos tener conciencia de la tragedia que vivimos, todos tenemos que poner nuestro corazón en la ruta de solución. No es un grano de arena, es un grano de mostaza, como dice la biblia, que se siembra y que se puede sembrar en esa mesa de diálogo y que cosechará lo mejor para Nicaragua, eso es lo que todos estamos esperando, que desde ahí se aliente y se promueva la paz, que se aliente y se promueva la esperanza, que se reafirme que nadie quiere más violencia en el país".