La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de Nicaragua, destacó hoy que la construcción de la Paz es una responsabilidad de todos los nicaragüenses y resaltó que Nicaragua entera está en oración clamando al Señor que derrame inspiración para salir adelante y encontrar nuevas rutas de reconciliación.

“Muy buenas tardes, muy buenas tardes queridas familias de nuestra querida Nicaragua, Bendita, esta Nicaragua que trabaja por el Diálogo y la Paz, unidos en oración, unidos clamando a nuestro Señor que derrame inspiración, que derrame serenidad, que derrame sabiduría sobre todas las familias nicaragüenses, sobre los  líderes, sobre todos los que estamos comprometidoscon salir adelante en paz, en diálogo y promoviendo entendimiento y nuevas rutas de reconciliación”, expresó.

Invitemos a Dios a esta mesa de Diálogo por una paz duradera

“La Paz como responsabilidad de todos, así me escribe uno de los amigos que nos envía todos los días mensajes hermosos. Dice, por ejemplo: la Paz que solo Dios puede dar. Invitemos a Dios a esta mesa de Diálogo por la Paz duradera de Nicaragua que es responsabilidad de todos nosotros”, añadió.

“Respetuosamente, dice el compañero, nos invito a orar todos los días al Padre Celestial para que esté en el centro de este diálogo y convoca a ayunar y a levantar nuestro clamor, ese clamor de todos y todas, a Dios, por el Diálogo y la bendición de la Paz, participando con sencillez de corazón, dice él, en esta bellísima Nicaragua, bendecida por Dios. Dios le dice a nuestra amada Nicaragua, levántate amada mía”, citó la Compañera Rosario.

“Qué hermoso el mensaje que nos envía este compañero y que leemos con atención como le dije a él ayer, y queríamos compartir con todas las familias nicaragüenses este medio día”, añadió.

Confianza en Dios

"Nicaragua entera en oración, decimos, escucho la voz de mi amado, la voz del Señor y voy hacia él, con eso concluye el mensaje que nos hace llegar este compañero a quien agradecemos esas palabras hermosísimas que nos convocan a la serenidad, a la calma, a la confianza, sobre todo a la confianza en Dios, que está con nosotros, con todas las familias nicaragüenses construyendo, o reconstruyendo confianza, razones para la esperanza y sobre todo  paz y bien, paz y buenas intenciones, paz y buen corazón, paz y bien como dice San Francisco de Asís”, dijo en su mensaje de este jueves.

Reinstalando la calma y el diálogo

La compañera Rosario dijo que se está “reinstalando la calma, el diálogo, el encuentro, comprometidos todos en el respaldo al proceso de diálogo por la paz, en nuestro país, comprometidos todos”, dijo.

“Hay tantas vigilias y cadenas de oración, rogativas por la paz y el diálogo en todo el país, hay tanto agradecimiento también a la Conferencia Episcopal de Nicaragua, los sacerdotes, párrocos, hermanas de órdenes religiosas, por la participación en el diálogo que restaura confianza en nuestro país”, añadió.

“Hay tanto agradecimiento también para iglesias cristianas, evangélicas que se han manifestado en todo momento a favor del diálogo y la paz”, resaltó.

Dijo que se realizan vigilias de oración en todo el país, “que están siendo convocadas en coordinación, además, con quienes estamos trabajando para preparar el diálogo, para participar representando a su feligresía, a los feligreses de iglesias cristianas y evangélicas en esas mesas de diálogo y búsqueda de soluciones en consenso para seguir trabajando en bendición, en rutas de prosperidad, en fe, y en fortaleza de victorias en todo el país”.

Iglesias dispuestas a fortalecer la paz

“Nuestro agradecimiento decíamos, a todos los religiosos de todas las iglesias, la Conferencia Episcopal, las órdenes religiosas, los párrocos, los sacerdotes y a los pastores, la Confederación de Iglesias Evangélicas que se han dispuesto desde el primer día a promover diálogo y paz en nuestro país”, recalcó.

Todos esos sectores invitan para participar en estas mesas de esperanza y de restauración de confianza, para bendición de las familias nicaragüenses.

Las señales del pueblo

La Compañera Rosario se refirió a lo que calificó como “las señales que emite nuestro pueblo a través de su presencia en confianza, de estudiantes, de niños, niñas en todas las escuelas; la apertura de casi todos los centros de estudio; el trabajo que fluye, el comercio que fluye; todo esto es una bendición, tenemos que estar agradecidos a Dios y los Católicos nosotros a Nuestra Madre María por tanta protección”..

“La principal protección es la restauración de canales de comunicación que nos permitan escucharnos, encontrarnos y fomentar la paz; desde la confianza fomentar la esperanza, fomentar la paz, los nicaragüenses nos hemos caracterizado por ser un pueblo amoroso, un pueblo que conociendo los dolores del pasado, dice no más pasado; vamos desde este presente que hemos venido construyendo con tanta fuerza para que sea mejor, hacia la esperanza de un futuro de bienestar y alegría, para la juventud, para todos, para las mujeres, con tanto protagonismo que tenemos  en nuestra Nicaragua; para las familias, para los trabajadores en el campo, los trabajadores en la ciudad, para los empresarios, para los emprendedores, esa confianza que garantiza esperanza”, reflexionó la Compañera Vicepresidenta.

Dijo que todos estamos abocados “en la construcción de diálogo y paz para que la esperanza y la alegría siga llenándonos a todos de bendición en esta Nicaragua, que gracias a Dios brilla en amor a él, y en plena conciencia de que solo la unidad nos hace fuertes”.