La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de la República, destacó este mediodía la disposición de las familias nicaragüenses y diversos sectores del país para restablecer la normalidad, lo que constituye una señal de que Nicaragua quiere Paz y Tranquilidad.

“Estamos saludando con mucho cariño a todas las familias. Pero en particular a todas las familias que nos envían mensajes de solidaridad en estos momentos y que nos plantean su decisión de seguir avanzando en estas rutas de esperanza, de confianza y de bien común que todos queremos para Nicaragua”, comentó la Compañera Rosario.

“Cuántos hermanos y hermanas están en cadena de oración, implorando el diálogo, la paz, implorando un cese a esa violencia que no comprendemos todavía; violencia que debe terminar y está terminando ya en nuestro país”, reflexionó.

Resaltó “la normalidad que empezamos a ver en todas partes, la disposición de las y los trabajadores de acudir a sus centros de trabajo, la actividad económica en mercados y centros donde se produce y se comercia; todo esto es una señal de normalidad, de tranquilidad y sobre todo una señal que emiten las familias nicaragüenses de su voluntad de vivir tranquilos, de vivir en paz, de trabajar y prosperar”, recalcó.

“Queremos agradecer a todos los hermanos y hermanas que aquí y en tantas partes del mundo se manifiestan por la Paz en Nicaragua; se manifiestan planteando que están en oración por la paz, por el bien, por el diálogo y porque recuperemos esas sendas de reconciliación, que abramos otra etapa de reconciliación en Nicaragua y que sigamos avanzando en diálogo, en consenso, en consulta, en reconciliación; que sigamos avanzando como hemos venido avanzando todo este tiempo”, añadió.

Rosario reiteró “aquí estamos todos clamando Paz, Paz, como decía Darío, clamando como decía San Francisco de Asís, orando por Paz, Cariño, Bien, Seguridad, Tranquilidad, poder trabajar para prosperar en esta Nicaragua, pidiéndole mucho a Dios y a todos nuestros Santos”.

Añadió que Nicaragua que se ha consagrado a María, “pidiéndole mucho a la Virgen María en todas sus advocaciones que nos devuelva la Paz, que nos devuelva la Paz, yo creo que esas oraciones han tenido un efecto potente, poderoso, porque estamos viendo cómo retorna la Paz a toda Nicaragua”.

“Cómo se retoma la normalidad en el trabajo, en las diligencias, en el comercio, en la producción, en toda Nicaragua, y eso a todos nos fortalece, nos alienta, las oraciones son escuchadas”, destacó.

Dijo que en este país que está consagrado a María, “esta tierra de Cristianismo, de Solidaridad, esta tierra, esta Patria de Bien Común sabe que solo unidos en Paz, solo unidos en trabajo es que vamos adelante”.

“Por eso es que nosotros decimos, agradecidos a Dios, Nicaragua vive en Bendición, Paz y Victoria, construyendo la prosperidad”, concluyó.