El pastor Augusto César Marenco, presidente de la Asociación Ministerio Apostolar Centro Cristiano, indicó que el Gobierno está buscando la manera de establecer un diálogo abierto, con los diferentes sectores, en torno a las medidas de justicia que se han aplicado al Seguro Social.

“Es un diálogo abierto para buscar todo lo que beneficie a los más necesitados y los más débiles, y para esto necesitamos primero conservar la paz, el respeto, aún cuando tengamos ideas diferentes”, dijo Marenco, al participar en un encuentro de pastores y líderes evangélicos, donde conocieron en detalle las medidas que vienen a fortalecer el Seguro Social.

El líder religioso hizo un llamado a fortalecer la paz, y buscar la manera de no dejarnos llevar por grupos de personas e ideas, que lo único que hacen es mover al pueblo hacia la violencia.

“En medio de todo este debate de ideas y posiciones encontradas, hay personas, grupos que encienden la chispa, el fuego para que la gente altere sus emociones y lleguemos a extremos”, explicó.

El pastor Rafael Arista, superintendente de las Asambleas de Dios, valoró que las reformas al INSS han venido a brindar una especie de nivelación, porque hay medidas que realmente mejorarán la atención en salud.

“Es algo que todos los jubilados vamos a necesitar. Desde el punto de vista de la atención médica que se les dará a cada uno de los jubilados; desde el punto de vista de justicia, porque es una medida de justicia. Así que esto hay que verlo con madurez, sin apasionamiento y con un espíritu muy responsable”, sugirió.

Explicó que cada país del mundo tiene que hacer sus valoraciones periódicamente para ir equilibrando y dando los mejores servicios que se puedan en relación al Seguro Social, y para ello hay que preservar la paz.

“La economía de Nicaragua ha crecido por el ambiente de paz, tenemos las mejores carreteras de toda Centroamérica porque vivimos en un ambiente de paz, y somos el país más seguro de la región por el ambiente de paz”, refirió.

El Pastor Mauricio Fonseca, Presidente de la Alianza Evangélica Nicaragüense, indicó que en general toda la comunidad cristiana se ha mantenido en oración, pidiendo por la continuidad del diálogo, y que de esta manera el país continúe en pleno desarrollo.