Monseñor Eddy Montenegro, prelado de honor de Su Santidad, elevó agradecimientos a Dios porque el fuego en Indio Maíz haya cesado.

“Gracias a Dios, porque primero hay que darle gracias al creador, que se ha apagado ese incendio, están tratando de focalizar humaredas y todo, que siempre es un peligro, pero lo importante es que se ha parado ese daño”, afirmó en una entrevista concedida este viernes.

En #AMORANICARAGUA el religioso espera que se averigüe el origen del siniestro en la reserva que consideró maravillosa, no solo para los nicaragüenses, sino también para Centroamérica y el mundo.

“Pero repito, demos gracias a Dios, como decía ella (la Compañera Rosario, Vicepresidenta de Nicaragua), porque no hay duda de que todas las cosas, todo el accionar del ser humano tenemos que ponerlo en manos de Dios”, refirió.

Felicita trabajo del Ejército y comunitarios

Monseñor Eddy felicitó al Ejército de Nicaragua y los comunitarios de la zona que estuvieron incansablemente dedicando todos sus esfuerzos para frenar la propagación de las llamas.

“Yo creo que fue un bloque unido que actuó, que trabajó, para lograr este propósito de apagar este incendio y pues, pueda decirse que gracias a Dios se ha terminado ese siniestro, que no solo impactó en Nicaragua, sino que más allá de las fronteras nicaragüenses”, agregó.

Al mismo tiempo dijo que, a pesar de no ser experto en la materia, considera que la próxima entrada del invierno ayudará a regenerar este pulmón de los nicaragüenses.

“Un buen sacrificio y un buen trabajo de parte de las autoridades y también de esos comunitarios que estuvieron integrados con el Ejército para ayudar a apagar el incendio. Yo creo que no solo los líderes católicos, hermanos protestantes, sino que mucha gente estaba rezando, porque no hay duda, porque quizás muchos nicaragüenses no conocen el área, pero sí se ha oído hablar de esta reserva igual que la de Bosawás, que todos quisiéramos que fuera una joya a preservar en Nicaragua, opinó Montenegro.