Las autoridades turcas informaron hoy que las celebraciones por el Año Nuevo se realizarán bajo estrictas medidas de seguridad, luego de la detención de al menos 75 personas vinculadas presuntamente con el Estado Islámico (EI).

Según un comunicado divulgado este viernes, la policía antiterrorista realizó una serie de allanamientos en esta capital y detuvo a 29 personas, para luego arrestar a 46 sospechosos, 43 de ellos extranjeros, en Estambul.

El texto destacó que las operaciones ocurrieron después de que la Fiscalía emitió órdenes de arresto contra varios individuos, quienes supuestamente preparaban un ataque terrorista en las fiestas por el 2018.

Los agentes confiscaron una gran cantidad de documentos organizacionales y herramientas digitales en las operaciones en ambas ciudades, aseveró el documento.

Más de 300 personas perdieron la vida en ataques reivindicados por el EI en Turquía, donde la organización terrorista atacó a civiles en acciones suicidas con bombas y ataques con cohetes y armas de fuego.

Las fuerzas de seguridad turcas participaron en una campaña de larga duración para frustrar los ataques extremistas.

Los lugareños pueden ingresar a la plaza Taksim para las celebraciones bajo un estricto control de seguridad en la víspera del nuevo año, agregó la Oficina del Gobernador de Ankara.

Antes de la festividad, los lugares a su alrededor estarán cerrados al tráfico para todos los vehículos, y los ciudadanos pasarán por los puestos de control para unirse a las celebraciones.