Desde muy tempranas horas de este 12 de diciembre, las familias del barrio Monseñor Lezcano y otros aledaños, llegaron a la Iglesia Nuestra Señora de Guadalupe, para rendirle honores a la milagrosa Virgen Morena.

Las familias llegaron a cantarle Las Mañanitas, Cielito Lindo, La Guadalupana y otras hermosas canciones, en una verdadera serenata de Amor a la Patrona de México y de Latinoamérica. Este año la serenata le fue cantada por el mariachi Los Caballeros y los feligreses que desde las 4 de la mañana llegaron a la iglesia.

La parroquia ubicada en el barrio Monseñor Lezcano, resultó chiquita para las decenas de feligreses que llegaron a homenajear a la Virgen de Tepeyac, cuya imagen estaba presente en camisetas, carteles y fotografías.

A un costado del recinto parroquial estaba una inmensa fotografía de la Virgen, adornada con rosas rojas, blancas y amarillas, en la que los promesantes católicos le rezaban y agradecían por los favores recibidos.

Cada 12 de diciembre la Iglesia Católica en un hermoso homenaje en todo el mundo le canta serenatas, mientras en Nicaragua hay un inmenso amor por la Virgen de Guadalupe, ya que en otros municipios también se le rinde tributo, como en Chinandega.

La celebración dio inicio con la explosión de bombas y cohetes, en una alborada que despertó a las familias de la zona occidental de la capital.

En el atrio de la iglesia familias promesantes, regalaban comida a los que madrugaron para participar en este lindo homenaje que culminó con el rezo del rosario.

El cura párroco Silvio Martínez, también realizó la bendición a cada una de las reliquias que llevó cada feligrés, que por varios minutos hicieron fila para recibir el agua bendita.

"La Virgen María nos enseña a vivir nuestra vida cristiana y de corazón. Ella es para nosotros ejemplo de fe, de esperanza y de amor y nos invita a que podamos vivir unidos como familia, como parroquia, como país y como nación", señaló el religioso.

Mucha devoción a la Virgen María

Destacó la devoción de las familias, que desde las 4 de la mañana ya estaban tocando la puerta de la iglesia, para cantarle las mañanitas.

La gente desde ayer viene peregrinando de todos los barrios de Managua, de otros barrios del país, vienen a pagar sus promesas, hay gente que allá afuera está ofreciendo desayuno a los peregrinos que vienen, en Nicaragua le tenemos mucha fe a María, a nuestra Madre, porque Ella es la que nos lleve siempre a Jesús”, exclamó el sacerdote.

Desde hace 10 años vengo a pagar una promesa que yo hice por mi hijo, vengo con él todos los años para pagar su promesa, la Virgen de Guadalupe es muy milagrosa, le tengo mucha fe y está serenata estuvo muy linda”, contó Sandra Carrasco.

Para cantarle y rezarle no hubo impedimento y don Gustavo Ortega Artola, de 83 años, es prueba de esto, ya que llegó hasta la iglesia a cumplir su promesa, a pesar de movilizarse en silla de ruedas.

Mi Madre Santa es la que me tiene aún con vida, ya son 83 años, pero aquí estamos cantándole a la Virgen de Guadalupe”, expresó don Gustavo, mientras su hija Rosario Ortega, aseguró: “La Virgen María es nuestra madre, la que intercede por nosotros y venimos a darle gracias por todos los favores recibidos. Le vengo a dar gracias porque me permite estar con mi padre, ya mi madre está en el cielo”.

Hemos dedicado cantos a la Virgen María, para mi Ella es todo, a Ella le confió mi sentir, mis necesidades y sé que Ella me escucha y cumple lo que deseo para mi, para mis hijos y para mi familia”, dijo Sandra Medina, mientras le bendecían una hermosa foto de la Guadalupana.

A las tres de la tarde está programada una procesión por las calles del barrio Monseñor Lezcano y luego una misa solemne a las seis de la tarde.