El sector minero en el país sigue contribuyendo al desarrollo de la economía, así lo dejó ver el estudio desarrollado por la Fundación Nicaragüense para el desarrollo económico y social, (Funides), en el cual se mostró el impacto de este trabajo en el bienestar de las familias.

Según el estudio, los hogares mineros tienen un ingreso familiar promedio a 29, 155 córdobas mensuales, mientras que en los hogares no mineros, este ingreso promedio suma 14, 312.

Los cinco municipios estudiados fueron Bonanza, La Libertad, Larreynaga, San Rafael del Sur y Nindirí, siendo encuestados 394 hogares.

Encontramos que los ingresos son superiores, hay seguridad social en el 90 por ciento, encontramos niveles de vida activos en el hogar, condiciones de la vivienda mejores, hay una diferencia de 25 por ciento de pobreza menor que en los municipios no mineros”, expresó Juan Sebastián Chamorro, director de Funides.

Por su parte,  Sergio Javier Murillo, secretario de la Cámara Minera de Nicaragua, manifestó que estas mejoras en la calidad de vida se traducen en empleo y en un crecimiento en las exportaciones.

Nosotros el año pasado terminamos con 357 millones de exportaciones, este año esperamos cerrar con 370, un crecimiento de más o menos un 4 por ciento”, apuntó.

Para nosotros ese hallazgo de reducir la pobreza en un 25 por ciento es fundamental porque se está traduciendo en empleo en la actividad minera”, reiteró.

Estas empresas van trabajando de la mano con la tecnología, ahora tienen procesos automatizados y trabajando en la protección, en la medida que sea posible, del medio ambiente.