Con mucha alegría la comunidad católica de la Colonia Centroamérica recibió a la réplica de la Imagen de Santo Domingo de Guzmán, que recorrió las principales calles del sector, haciéndose acompañar de la música de los filarmónicos, el estallido de los cohetes y la bendición de las autoridades religiosas de la Iglesia de Fátima, desde donde inició el recorrido.

La peregrinación del Mocito es la oportunidad para que muchas familias se preparen, previamente, a la bajada de la imagen mayor de su Santuario en las Sierritas de Santo Domingo, el próximo primero de agosto.

“Todos los años traemos al mocito a este sector de Managua porque muchas familias solicitan que la imagen los visite en sus casas ya que se encuentran enfermos y no pueden participar el primero de agosto o visitarlo en su templo mayor en las Sierritas. Además, llevamos siempre el evangelio a los hogares, siguiendo así los pasos de nuestro patrono”, refirió Roberto Membreño, miembro del comité de cargadores tradicionales de la Sierritas.

Los colonos se han sumado por muchos años a la celebración que mueve los corazones de aquellos que han recibido la bendición de Minguito a través de milagros de sanación, por eso le bailan con mucha devoción.

“Tengo siete años de no consumir alcohol ni drogas y eso se lo debo a Minguito quien intercedió por mí para poder alejarme de esos vicios y retomar una vida en santidad, siguiendo los mandamientos de Dios. Lo más importante es celebrar a nuestro santo en un ambiente de respeto, alegría y colorido”, expresó Roberto Pérez, creyente.  

“Para los colonos de la Centroamérica es una tradición recibir al Mocito con mucha alegría, previamente nos organizamos para brindarle un recibimiento grato y llevarlo a los hogares de las personas que solicitan su presencia”, dijo Birnia Aranda, creyente.