El líder de las Asambleas de Dios en Nicaragua, pastor Rafael Arista, manifestó la preocupación y rechazo de todos sus congregados con respecto a la iniciativa de ley denominada Nica Act que fue reintroducida al Congreso de Estados Unidos la tarde del pasado miércoles.

El pastor lamentó la actitud de algunos grupos de nicaragüenses opositores al Gobierno que en el afán de conseguir un beneficio propio pretenden afectar a la población que ha venido prosperando de manos del Gobierno Sandinista.

“Yo creo que es lamentable y les hacemos un llamado a que piensen en la gente que sufre, que Dios sensibilice sus corazones para que Nicaragua pueda seguir floreciendo, porque Nicaragua se ha ido levantando económicamente, la cara de Nicaragua hoy es otra, Nicaragua va levantándose y eso es un testimonio para Centroamérica y el mundo entero, y esta ley va a golpearnos, va a quitarnos el empuje que llevamos”, manifestó Arista.

El presidente de las Asambleas de Dios instó a esos grupos y los congresistas estadounidenses a no inmiscuirse en los asuntos de Nicaragua y dejar que sea el propio pueblo nicaragüense quien decida por su futuro.

“Vamos caminando muy bien y quisiéramos pues que tengan mucha prudencia y cuidado todos aquellos hermanos que desde Nicaragua desean que esa Nica Act se apruebe cuando hay un montón de campesinos, de pobres que van a tener una afectación muy directa”, apuntó.

Indicó que a estas alturas son muchos los organismos, empezando por la empresa privada y la Organización de Estados Americanos (OEA), que han mostrado su rechazo a Nica Act, porque piensan en el beneficio del pueblo nicaragüense.

Por otro lado, Arista destacó la posición asumida por el Gobierno de Nicaragua frente a esta iniciativa que pretende vulnerar el Derecho de Nicaragua.

“Creo que el Gobierno de Nicaragua debe entablar un diálogo serio, porque tiene capacidad para ello, con los Estados Unidos y llegar a un entendimiento para que esta ley pueda ser frenada”, agregó.