A pocos meses de haberse puesto en práctica del programa de riego impulsado en el corredor seco de Nicaragua, gracias a la cooperación española, los logros obtenidos han sido de gran relevancia.

En esta zona donde la temporada seca resulta crítica para las familias cuyas fuentes de empleo provienen principalmente de la tierra, la herramienta a contribuido a transformar positivamente la vida de 407 familias, en esta primera etapa en la que se han invertido 400 mil euros.

Luis Felipe Morán, uno de los protagonistas, presente esta mañana en un encuentro sostenido en el Ministerio de la Economía Familiar, donde se dieron a conocer los resultados, valoró que ha sido importante en su zona, ya que en esta ocasión el verano no es obstáculo para dejar de producir.

Ya hemos tenido la experiencia de estar produciendo con nuestros propios recursos, producimos hortalizas y producimos también granos básicos. Así que con esta ayuda que nos vino del bono riego nos apoyaron para que nos extendiéramos un poco más del área y nosotros pudiéramos diversificar también lo que sembramos en la finca”, afirmó.

Otro caso similar es el de Sugey Galeano, local de Somotillo, donde ha logrado diversificar los cultivos en el cuarto de manzana de su propiedad. “Se ahorra bastante agua porque es gota a gota y aprovechábamos bastante. Antes solo sembrábamos en el ciclo del invierno”, señaló.

El sistema de riego implementado es el que se desarrolla por goteo, pero también ha sido relevante porque ha contribuido a fomentar la cultura de uso eficiente del agua, según explicó María Auxiliadora Chiong, titular del MEFCCA.

Por su parte el embajador de España en Nicaragua, señor Rafael Carranzo, sostuvo que un logro llamativo es el empoderamiento que se ha dado a la mujer y su participación importante en el desarrollo del mismo.

“Entendemos que el sector agropecuario y el sector agroindustrial tiene un enorme potencial de crecimiento, a pesar que en la mayoría de los casos está compuesto por familias con pequeños negocios y pocos recursos”, señaló.

Los protagonistas, aparte de potenciar sus cultivos, obtuvieron capacitaciones para conocer sobre el establecimiento de áreas de conservación de suelos, reforestación y mejoría de las fuentes de agua.