Sofía Nazareth, así se llama la primera bebé nacida en el 2017 en el Hospital Bertha Calderón. Su mamá, Ligia Sarrias Sandoval, tiene apenas 17 años, y se siente feliz de que su primer retoño naciera en una fecha tan especial, pero ante todo completamente sana.

“Me siento bendecida porque es mi primer niño”, indica Sarrias, quien como madre primeriza tiene ahora el reto de cuidar a Sofía y educarla.

Sarrias habita en la comarca Los Brasiles del municipio de Mateare y fue ingresada al Bertha Calderón el 31 de diciembre en horas de la mañana. Su hija nació a la 1:30 de la madrugada.

“Es una experiencia única”, manifiesta.

Sin embargo, la bendición de Dios de recibir a sus hijos en las primeras horas del 2017 también le correspondió a dos madres capitalinas más: a Esther Murillo Calero, de 28 años, tuvo a su segunda hija a las 4:00 de la mañana; y a Sandra Calero Martínez, de 19 años, quien poco después, a las 4:55, tuvo a Britany Sofía, su primer hija.

“Me siento feliz. Gracias a Dios, porque es algo que no lo esperaba ahorita”, señala Esther, explicando que su bebé nació antes de la fecha programada.

“Es una bendición de Dios, es una bendición más”, asegura.

Sandra Calero tampoco esperaba tener este día, no obstante, se siente muy contenta de tener ya a su hija en sus brazos y manifiesta que para su familia entera es una felicidad saber que ahora tienen un miembro más.

El rostro de Miguel Solís, de 21 años, padre de Britany Sofía, es el vivo reflejo de un hombre al que Dios le ha dado un hermoso regalo.

“Es un angelito que me ha mandado el Señor. Yo estoy super contento porque ya la tengo. Gracias a Dios salió muy bien del parto”, asegura Solís, quien asegura que su gran sueño era tener una hija.

De acuerdo a la doctora Jamileth Alfonso, ginecobstetra del Bertha Calderón, los tres partos fueron normales y sin complicaciones, dado que a las mamás se les había venido dando el correspondiente control médico.