Para el Presidente de la Cámara de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa Turística (Cantur), Leonardo Torres, el Fondo Monetario Internacional (FMI), cerrará sus oficinas el 1 de agosto (2016) en Nicaragua, precisamente porque en este país los indicadores macroeconómicos son muy buenos.

“El FMI se va porque los indicadores son tan buenos, que no ven sentido en tener una oficina en Managua”, expresó la mañana de este jueves Torres, tras conocer la decisión de este organismo internacional, cuyo argumento principal del cierre de sus oficinas en Managua, es que este país ha alcanzado estabilidad macroeconómica y un importante crecimiento.

“Es parte del resultado del trabajo del Gobierno, de los trabajadores, de la industria turística, de todos los nicaragüenses. Que ahora el FMI se preocupe por otros países de Centroamérica”, manifestó.

Destacó que esta estabilidad, Nicaragua la ha logrado gracias al modelo de Alianzas, Diálogo y Consensos que impulsa el Gobierno entre diferentes sectores sociales y económicos.

“Los empresarios de Centroamérica nos preguntan cómo hacemos para negociar con el Gobierno. Y les decimos que en Nicaragua, nos sentamos más que negociar, nos sentamos a consensuar y dialogar. Ese diálogo, y ese esquema que nosotros lo llevamos a rango constitucional, es lo que lleva a este país a un nivel de crecimiento”, sostuvo.

Por su parte, el Presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham), Roberto Sansón, destacó el cierre de la oficina del FMI en Managua, como un tema positivo.

“Como lo explicó muy bien el licenciado Juan Zalduendo, al final si el país ya se graduó de este programa, ya no es necesario que estén fiscalizando. Al final más que el hecho de una oficina, tenemos que medir cómo ha sido el trabajo macroeconómico del país; cómo se ha manejado la estabilidad, y la seriedad y responsabilidad”, expresó.

Sansón, indicó que el FMI se va, porque Nicaragua ha tenido una disciplina fiscal y macroeconómica bastante buena, “tanto así que hemos visto las notas positivas que diferentes organismos e instituciones internacionales nos han dado".

El Presidente de AmCham, manifestó que el cierre de la oficina del FMI, es positivo, porque ya no se necesita una fiscalización de fondo, “porque Nicaragua ya ha demostrado que mantiene una política macroeconómica y fiscal responsable”.