Amigos y familiares del Comandante Lumberto Campbell y de la cineasta María José Álvarez, así como funcionarios del Gobierno Sandinista y de otros Poderes del Estado, llegaron hasta la funeraria Monte de los Olivos para brindarles el pésame y solidaridad, ante la dolorosa pérdida de su hijo Rodrigo Campbell Álvarez, quien pasó a otro plano de vida el pasado 30 de mayo en un accidente en Taiwán.

A la funeraria asistieron también autoridades de los gobiernos regionales, secretarios políticos, alcaldes y artistas de la Costa Caribe nicaragüense, quienes se mostraron conmovidos por la tragedia que embarga a la familia del comandante Campbell, quien también es el vicepresidente del Consejo Supremo Electoral.

Los presentes destacaron las virtudes personales e intelectuales de Rodrigo, un joven que llegó por primera vez a Taiwán en 2005 a cursar sus estudios gracias a una beca. Por su empeño y dedicación, llegó a dominar varios idiomas, entre ellos el francés, inglés, mandarín y japonés. Al momento de su fallecimiento se desempeñaba como funcionario de la embajada nicaragüense en el país asiático.

Orgulloso de sus raíces caribeñas

Uno de los compañeros que lamentaba mucho el fallecimiento de Rodrigo, fue Johnny Hodgson, secretario político del FSLN en la Región Autónoma de la Costa Caribe Sur, pues destacó que el joven “era una expresión muy integra de la multietnicidad y la interculturalidad” porque tenía raíces granadinas y caribeñas.

“Estudió la primaria en Bluefields, estudió la secundaria en Managua y estudió la universidad en Asia (Taiwán) y cuando él, buscando esa interculturalidad, aprendió varios idiomas para comunicarse, ese era su asunto el comunicarse con la gente en su propia idioma”, recuerda Hodgson.

“Fue a estudiar gracias a una beca y sobresalió en sus estudios, en los años que estuvo nombrado en la embajada logró avanzar en el trabajo. Desde pequeño él cantaba, le enseñaba canciones y era muy alegre, era un digno representante de la Costa Caribe”, agregó.

La Procuradora Especial de la Mujer, Débora Gradinson, indicó que Rodrigo Campbell, era un “muy estudioso, muy humano y siempre mostró mucha solidaridad con las personas que lo rodeaban, tenía mucho espíritu de colaborar”.

El Presidente del Consejo Supremo Electoral, magistrado Roberto Rivas, recordó que este Poder del Estado, desde que se conoció la noticia sobre la muerte de Rodrigo, se solidarizó con el magistrado Campbell.

“Creo que los jóvenes nicaragüenses deben seguir el ejemplo de Rodrigo para aportar a su país todo lo que se puede. Estaba tan largo de Nicaragua y saben lo que ha significado para esta familia, tener una espera de siete días prácticamente para poder tener su cuerpo para darle una cristiana sepultura”, lamentó Rivas.

También llegó al brindar su solidaridad y pesar, la Comandancia General del Ejército de Nicaragua, encabezada por General Julio César Avilés Castillo, quien durante varios minutos conversó con los padres de Rodrigo y con sus familiares.

“Son momentos difíciles y en estas circunstancias, la solidaridad de los compañeros, los amigos, los hermanos, son muy importantes en este momento de dolor”, dijo Avilés.

El magistrado José Luis Villavicencio, indicó que todos y cada uno de los trabajadores del CSE, comparten el dolor del magistrado Campbell por perder a uno de su hijo.

“Lo estamos acompañando al hermano solidariamente, como una sola familia”, dijo Villavicencio.