La Ranolazina mejoró la calidad de vida de las personas con diabetes tipo 2 que utilizaban el fármaco para tratar la angina
de pecho, según revela un análisis secundario del estudio TERISA.

Los principales resultados del ensayo clínico, publicados en Journal of the American College of Cardiology en el 2013,
demuestran que el uso de ranolazina redujo la frecuencia de las complicaciones de la angina y el uso de nitroglicerina
sublingual versus placebo.

El estudio TERISA incluyó a 917 pacientes con diabetes tipo 2 y angina crónica estable tratados con uno o dos fármacos
contra esa cardiopatía coronaria; al azar, agregaron una dosis de placebo o ranolazina durante ocho semanas.

En JAMA Internal Medicine, el equipo de la doctora Suzanne V. Arnold, del Instituto de Cardiología del Centro de Estados
Unidos de St Luke, Ciudad de Kansas, Missouri, publica el efecto de la ranolazina en pacientes con distintos estados de
salud y calidad de vida.

"Este análisis complementa el análisis previo (resultados principales) porque demuestra que, además de reducir la angina
en los pacientes con diabetes y angina estable, la ranolazina mejora la calidad de vida", dijo por e-mail.

"Una de las preguntas del estudio principal era la importancia clínica de reducir la angina en los pacientes tratados con ranolazina. Los resultados en la calidad de vida demuestran que esta reducción de la angina va junto con una mejor calidad de vida. Esto respalda la importancia clínica de esa diferencia en el tratamiento de la angina", agregó Arnold.

Ambos grupos ingresaron al estudio con una "alta carga de síntomas" y mejoraron en todas las determinaciones del estado de
salud a las ocho semanas. La ranolazina mejoró significativamente la frecuencia de las complicaciones de la angina versus placebo en el Cuestionario de Seattle sobre Angina, como así también la satisfacción con el tratamiento y la condición física, según reveló la escala conocida como SF-36.

Los beneficios fueron "consistentes" en cada subgrupo previamente especificado (geografía, angina basal, cantidad de medicamentos para tratar la angina, sexo y edad), según publica el equipo.

"También pudimos demostrar que habría que tratar a 11 pacientes para que la angina de un paciente mejore clínicamente. Hay que destacar que eso ocurrió versus el efecto placebo, que en el estudio TERISA fue bastante potente (como suele ocurrir en los ensayos clínicos de medicamentos para la angina)", indicó Arnold.

"Pienso que la mejoría de la calidad de vida versus placebo podría atribuirse a la ranolazina porque fue posterior al control de la angina. La angina afecta significativamente la calidad de vida de los pacientes y su control (si es clínicamente significativo) debería mejorarla. Esto es lo que el estudio le aporta al análisis principal", indicó la autora.

Una limitación del estudio TERISA es que el 99 por ciento de los participantes es caucásico. Además, los análisis de las interacciones habrían generado un error de tipo II, según aclara el equipo.

Gilead, que comercializa la ranolazina (Ranexa) financió el estudio TERISA. Varios coautores declararon tener lazos comerciales con Gilead y otras empresas farmacéuticas.