Por cuarta ocasión los feligreses de la Arquidiócesis de Managua peregrinaron junto a Su Eminencia Reverendísima Cardenal Leopoldo Brenes, hacia el Santuario Nacional Nuestro Señor de Esquipulas, del municipio de la Conquista, Carazo.

Esta vez correspondió a los fieles de las parroquias de la zona central de Managua, quienes por más de dos kilómetros acompañaron el Viacrucis de Cuaresma en esa localidad como una muestra de amor, fe, y devoción hacia El Salvador del Mundo.

Este año la Iglesia Católica lo ha denominado el Año de la Familia, de tal manera que durante las 14 estaciones del Camino hacia la Cruz, se hizo un llamado a los fieles a renovar el amor entre las parejas y a fortalecer la convivencia en el hogar como una manera de estar siempre unidos en la fe en Cristo.

“Cada una de las estaciones tuvieron una alusión a cierta problemática que puede vivir la familia. Creo que fue una experiencia muy hermosa de la zona central con la presencia de todos nuestros sacerdotes y con más de 1,500 personas que pudieron acompañarnos en este viacrucis”, subrayó Brenes.

Luego del viacrucis, el Cardenal Brenes ofició la Santa Misa en donde exhortó también a tener fe y a descubrir en las cosas sencillas el inmenso amor de Dios.

Para los devotos el amor de Dios es la fortaleza de la familia, de allí que sea primordial la unidad de todos en la fe.

“La fe en Dios siempre fortalece y une los hogares, por eso debemos aprovechar estos días para renovar nuestra fe y pedirle a Dios bendiga nuestras familias”, indicó la señora María Lourdes Soza.

Josefa Canales fue otra de las fieles católicas que acompañó la peregrinación hacia este santuario.

“Cristo, nuestro Salvador, es la fuente de toda sabiduría y la fuente de todo lo bueno que hay en el mundo, y nosotros siempre debemos demostrar nuestro amor hacia El”, aseguró Canales.

A pocos días de la Semana Mayor, el Cardenal Brenes aprovechó para solicitar a los fieles a vivir esta época con mucha responsabilidad y a pensar siempre en sus familias.

“Ojalá en esta Semana Santa no tengamos dolor en las familias, que todos vivamos nuestra espiritualidad y los que van a ir a divertirse que también la pasen bien”, indicó Brenes.