A veces se le queda dentro a uno eso, dentro, y poco a poco vas dejando de ver, se contiene al fuego despierto que arreciaba hasta un momento antes, y es que ésta batalla la hemos ganado, y te cubre la nube, los ojos, y ya no ves. Descansa el corazón en el signo, en la señal de cambio, y aun y viéndolo cual símbolo de tanto apasionado esfuerzo de miles de millones, ese hombre que agachado en un tétrico rincón de un minúsculo cuadrado, prisionero bajo tierra, sin el pan de la palabra y la caricia, en la torturante inspiración de lo heraldos negros que manda la muerte, que decía Vallejo, pero se terminó, ... ahora el hombre puede oír la fuerza que ha abierto la muralla: el poeta Cesar Vallejo en su poema titulado “Masa” lo dijo así: “Al fin de la batalla, / y muerto el combatiente, vino hacia él un hombre / y le dijo: “No mueras, te amo tanto”.

Pero el cadáver ¡ay! Siguió muriendo. / Se le acercaron dos y repitiéronle: / “¡No nos dejes!, ¡valor!, ¡vuelve a la vida!” / Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo / Acudieron a él veinte, cien, mil, quinientos mil / clamando “Tanto amor y no poder hacer nada contra la muerte” / Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo. / Entonces todos los hombres de la tierra / le rodearon, les vio el cadáver triste, emocionado; / incorporóse lentamente, / abrazó al primer hombre, echóse a andar.”

Masa, as de seguir: la enseñanza es que la masa común pone el signo, hace el cambio, y entonces va a elevarlo para representar lo hecho y enseñarlo. Si decimos Assange vemos los años de lucha y lo que significan, y para el futuro la ardiente caricia del símbolo, es la lección. Con la industria llega la enseñanza, y trae el horizonte, al que vamos mientras se abre y se abre más, y su idea, la que le hace vivir, nos hace más humanos. Assange, incorporóse lentamente, abrazó al primer hombre, echóse a andar.

Sabemos que no es lo mismo decir Soros, Biden Trump, y sus virreyes europeos, que decir Todos los hombres de la tierra le rodearon, y …, pues aprendamos, repitamos la enseñanza, ¿cuántos Assange tiene prisioneros el imperio, el imperialismo, el enemigo de la Masa? Celebremos a Julián Assange, signo y símbolo.

*Ramón Pedregal Casanova es autor de los libros: Gaza 51 días; Palestina. Crónicas de vida y Resistencia; Dietario de Crisis; Belver Yin en la perspectiva de género y Jesús Ferrero; y, Siete Novelas de la Memoria Histórica. Posfacios. Presidente de AMANE. Miembro de la Asociación Europea de Apoyo a los Detenidos Palestinos. Miembro de la Red de Artistas, Intelectuales y Comunicadores Solidarios con Nicaragua y el FSLN. Colaborador del canal Antiimperialistas.com, de la Red en Defensa de la Humanidad.