El Gobierno Sandinista, por medio del Instituto Nicaragüense de Turismo (INTUR), está recibiendo con muestras de arte nacional a miles de turistas nacionales y extranjeros que están llegando al país a través del puesto fronterizo sur de Peñas Blancas, donde es continuo el flujo de vehículos con personas que vienen a visitar el país o a ver a sus familiares en la temporada navideña.

En el área de estacionamiento del puesto fronterizo con Costa Rica, un grupo nicaragüense de danza folklórica presentaba bailes, como El Viejo y la Vieja, mientras de un alto parlante salía música nicaragüense y animadores daban bienvenida a nacionales que viven en la vecina del sur, así como a costarricenses, europeos y de otras nacionalidades que llegaban al país.

Martín Rodríguez, delegado de INTUR en Rivas, manifestó al respecto que la institución está trabajando con otras entidades de gobierno para facilitar a nicaragüenses residentes en Costa Rica poder pasar las navidades con su familia, pero además destacó que el gobierno tiene el compromiso de que los turistas internacionales sientan el calor del nacional cuando entran al país por Peñas Blancas.

El compañero Rodríguez reiteró que “hay un esfuerzo común para que los nicaragüenses que viven fuera sientan el calor de la bienvenida que se les da en su patria y para que los turistas que entran al país sientan nuestra originalidad”.

Añadió además que está creciendo el flujo de costarricenses que vienen a Nicaragua y aseguró ya han ingresado unos 105 mil en lo que va del año, de un total de 286 mil turistas que ingresan por la frontera de Peñas Blancas para admirar las bellezas naturales, escénicas, históricas y culturales de este país.

Destacan facilidades para ingresar al país

Destacó que la decisión del presidente Daniel Ortega de no cobrar visado a los ciudadanos costarricenses, ha permitido que venga cada vez más personas de ese país y que ingresen con sus familias y además señaló la disposición de mas ventanillas de atención para facilitar el ingreso de turistas.

Entre tanto el nicaragüense residente en Costa Rica, Alejandro Rueda García, dijo “soy nicaragüense cien por ciento y amo a mi patria por lo tanto vengo con mi familia dos veces al año a Nicaragua a pasar con mis hermanos”.

Por su lado el norteamericano Carlos Grigsby destacó el carácter amigable del nicaragüense, señalando que cada vez que viene al país se topa con personas amables y sinceras, con las cuales entabla amena conversación.

Ruth Arrieta, costarricense de la provincia de Liberia expresó que viene a Nicaragua desde hace más de 50 años porque su papá era transportista de personas que venían a este país y añadió que ahora en territorio nicaragüense todo está bonito, las cosas son más baratas y que le gusta la familiaridad con que la tratan localmente.