El Ministerio de Salud (Minsa) realizó el VII Congreso Internacional sobre Genética Humana con el lema "Formando pediatras comprometidos con los pacientes con condiciones genéticas en Nicaragua", con el fin de ampliar los conocimientos en esta rama de la medicina.

Contó con la participación de pediatras neonatólogos de todos los Silais del país. Además de conferencistas expertos en genética nacionales y de países como Colombia, Chile y Argentina.

Entre las temáticas abordadas están problemas que tienen que ver con el neurodesarrollo, discapacidad intelectual, afectaciones genéticas de los huesos radiológicas y clínicas, así como problemas renales y cardíacos congénitos.

El doctor Gerardo Mejía, coordinador del Departamento de Genética en el Minsa, expresó que en Nicaragua se cuenta con un grupo genetistas, un laboratorio de citogenética en el Hospital La Mascota, se desarrolla junto con el CIES-UNAN Managua un diplomado en genética médica con 28 pediatras.

"Hay muchas proyecciones de avanzar en el tema de laboratorio de genética, estamos haciendo unas propuestas para mejorar y poder avanzar y ofrecerle a nuestra población que demanda este tipo de servicio la oportunidad de este diagnóstico, además de contar con la voluntad política de nuestro Gobierno al frente el Comandante Daniel y la Compañera Rosario", aseveró Mejía.

Una de las participantes fue la doctora Norma Elena Orozco, pediatra neonatóloga del Hospital La Mascota, manifestó que como médicos nicaragüenses deben estar en un proceso de autoformación y es muy importante conocer de estas patologías, porque se dan muchos casos de malformación.

“Si nosotros estamos indagando y autoformándonos y conociendo más acerca de estas patologías, podemos diagnosticarlas, porque muchas veces son enfermedades poco conocidas”, puntualizó.

Igualmente, el doctor Eugenio Rodríguez, pediatra neonatólogo en el Hospital Juan Antonio Brenes de Somoto, señaló que este congreso les ayuda a tener esos conocimientos en cuanto a la pediatría y aún más en la parte de neonatología, ya que hay muchos niños que tienen algunas alteraciones físicas que están relacionados con problemas genéticos.

“Conocer sobre estos temas nos permite que cuando recibamos estos niños tengamos la capacidad de ayudar al diagnóstico, tratamiento y a las mamás de cómo pueden manejarlos en casa, cómo pueden tratarlo, qué medicamentos y cuidados deben tener”, afirmó.