A 13 kilómetros de la ciudad de Managua se encuentra la laguna de Xiloá, una fuente de agua de origen volcánico que es visitada por centenares de personas de diferentes partes del país.

En esta laguna, con una belleza única, se pueden hacer diferentes actividades deportivas, sin embargo, es más visitada por familias que acuden a refrescarse, llevan a sus hijos a conocerla y a que aprendan a nadar.

"Como nicaragüense estoy acá disfrutando como un rey. Trajimos comida para pasar el día y así ahorramos dinero. Este es un excelente destino para pasarla bien y la recomiendo a todos porque este lugar es calmo y bien sano", dijo Roberto Moncada.

María Eugenia Jarquín, vive en Los Ángeles, California y cada año viene a Nicaragua a reunirse con su familia.

"Me recomendaron aquí hace algunos meses, vine y me gustó. Me llama la atención que está bien organizado, seguro y agradable. Voy a pasar en Nicaragua unos meses y espero conocer más lugares", comentó María.

Otras llegan en grupos grandes a celebrar cumpleaños.

"Uno de mis nietos está de cumpleaños y vinimos toda la familia a celebrarlo humildemente, pero felices porque acá es bien agradable. Trajimos la comida y las bebidas para disfrutar y pasar toda la tarde", contó María González.

"Estos días de descanso hay que aprovecharlos porque como familia se debe convivir, buscar momentos bonitos y no estamos tan lejos de esta laguna porque vivimos en el barrio Jorge Dimitrov y con los años veo que está más bonito este centro turístico", culminó González.