Esta tarde la juventud estará caminando hacia el monumento nacional El Coyotepe, La Barranca, héroes de la Patria y en los próximos días vamos a estar celebrando y conmemorando ahí las hazañas, las epopeyas, de los soldados patriotas encabezados por todos nuestros héroes nacionales, informó la Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de Nicaragua.

Agregó que en particular ahí se va a conmemorar al General Benjamín Zeledón "que inspiró a Sandino, que engendró a Sandino, y de ahí venimos todos, y venimos de Andrés, y venimos de José Dolores y venimos de Diriangén, venimos de Nicarao venimos de Adiac, venimos de todos los seres extraordinarios, formidables sobrenaturales decimos nosotros, porque el heroísmo es una fuerza sobrenatural, espiritual, precisamente profundamente espiritual que nos llena en momentos y eventos también profundamente espirituales".

En ese sentido dijo que cada una de esas batallas "marca la historia, es señal en las páginas de la historia, es el privilegio de ser nicaragüense por Gracia de Dios, el que nos permite identificar esas señales, esos signos, y esos llamados, porque son llamados de la providencia, para seguir siendo firmes, leales, consecuentes, congruentes, amando a Nicaragua como amamos a Dios sobre todas las cosas, amando y amándonos como pueblo nicaragüense por gracia de Dios y sobre todo defendiendo con nuestras banderas invictas, la dignidad y el decoro nacional, y la libertad que prevalece sobre todas las miserias y los miserables, sobre todos los eventos desastrosos, sobre todos los pillos, los delincuentes, los maleantes, los apátridas, y cómo lo decimos con la fuerza del alma, apátridas porque esos son, el que no ama a su Patria, el que no exige de su Patria ni siquiera un palmo para su sepultura, dice nuestro General Sandino, ¿qué puede ser?, miserable".

"Aquí estamos la mayoría de nicaragüenses que amamos a nuestra Nicaragua que somos patriotas, que somos dignos, que somos fuertes, que somos además solidarios, fraternales, familia nicaragüense por gracia de Dios".

"Aquí estamos llenos de la fortaleza que nos permite caminar, crecer y generar todo el bienestar que paso a paso vamos y seguiremos, Dios mediante, construyendo, porque es lo que merece el pueblo nicaragüense en toda nuestra sagrada geografía".

"Estamos adelante y vamos adelante con la fuerza de espíritu que sabemos que tenemos, que Dios nos da, esa fuerza que nos conocemos, esa fuerza, esa fortaleza, y esa fe con la que hemos caminado a lo largo de los años, con los que hemos caminado en todas las sendas que hemos convertido en sendas victoriosas, gracias precisamente a que somos hijos de Zeledón, de Sandino, de tantos héroes que en nuestra Nicaragua bendita ha forjado, el porvenir que juntos estamos creando".

Gesta heroica de Monimbó

Recordó la Compañera Rosario, hoy es 26 de febrero, la gesta inolvidable la de la comunidad originaria de Monimbó, "gesta formidable, los pueblos originarios alzándose, reclamando, exigiendo justicia, liberación, cese de todas las formas de opresión, las comunidades originarias de nuestra Nicaragua en ese momento representada en los pueblos de Sutiaba, los pueblos de Monimbó, los pueblos y comunidades y familias originarias de la Costa Caribe, afrodescendientes también".

"El 26 de febrero, ¿cómo olvidarlo?, jamás, nos hace, estamos hechos de ese vigor, de ese heroísmo, de esa gloria, de esa capacidad para enfrentar los desafíos, los retos, y salir adelante, en medio de grandes dolores, porque quien puede negar que cada uno de nuestros muertos, esos muertos, nuestros muertos, por lo que hemos jurado defender todos los días la paz, y la gran victoria y todas las victorias, batallas inmensas".

"¿Cómo decir que no duelen?, claro que duelen y ese dolor se convierte en corazón alzado en grito formidable, en paso agigantado, en caminos, caminos que recorremos porque para nosotros la paz es el camino, y la sangre santa que ha regado, con la que hemos apelmazado la tierra, y generado fertilidad y cosecha de paz, esa sangre santa nos llena a todos, nos fortalece y reclama, ¿qué reclama? El deber de luchar, el deber de cantar, el deber de vencer, por esos muertos, nuestros muertos, juramos defender la paz, y todas las victorias, el bienestar al que tenemos derecho las familias nicaragüenses", enfatizó.

"Hoy en nuestro corazón y en nuestra memoria, nuestra historia alzada, nuestra historia alada, alas que hemos sabido crecer y con las que hemos sabido volar sobre todas las miserias, en todos los tiempos, en todos los momentos de combates, de lucha, y combate y lucha amorosa y victoriosa".

"Porque en esta Patria bendita lo que nunca ha faltado y lo que nos ha movido a todo siempre es el amor, el amor, la confianza, la esperanza, la confianza en Dios, la fe, todo eso sumando para realzar la paz y el deber que tenemos de defenderla y de cuidarla todos los días".

"Nuestros corazones, con las familias que en la comunidad heroica de Monimbó recuerdan a sus héroes, a sus caídos, que son nuestros caídos, a sus vivos porque esos hermanos que dieron la vida ahí en Monimbó. Esos hermanos viven en estos nuevos tiempos de la Patria, la Patria querida, la Patria bendecida, la Patria que queremos más y más unida, para seguir creando todos juntos el porvenir que merecemos".

"A cada uno de esos hogares, de nuestra Nicaragua, donde han florecido los dolores y han generado más y más amor y compromiso en todas las batallas, a todas esas familias, el amor de familia todos tenemos seres queridos que nos animan desde la Patria celestial, la Patria espiritual, que nos inspiran, que son ejemplos para todos nosotros, porque, como decía Rugama: La Lucha es el más alto de los cantos, luchar, cantar, vencer, vencemos, vencimos y venceremos, que vivan los héroes de Monimbó, que vivan sus madres, todavía hay algunas que quedan por ahí, sus familiares, sus hijos".

"En los últimos días, hemos conocido varios hijos de compañeros heroicos de Monimbó. Que viva en cada uno de ellos nuestra Nicaragua, siempre bendita, siempre digna, siempre soberana, y siempre libre", recalcó la Compañera Vicepresidenta.

"Así estamos compañeros, compañeras, preparándonos para los eventos de este día, celebrando a los héroes todos los días, todos los días nuestro firmamento plagado de héroes, de seres extraordinarios, que se despojaron de cualquier forma de egoísmo para entregar su amor, y entregarse en amor a Nicaragua para que vivamos hoy como vivimos gracias a esa sangre santa bendecida y victoriosa",  subrayó.

"Ahí vamos entonces compañeros, compañeros, un gran abrazo de nuestro Comandante Daniel y de todos nosotros, cada día estamos construyendo el porvenir que merecemos, y lo más importante, lo más valioso es que todos juntos es que vamos adelante, todos juntos forjando el porvenir". 

"Daniel abraza a todas las familias nicaragüenses y todos nosotros, el equipo de trabajo de la Presidencia, Pueblo Presidente, de la Cancillería, de todo el Estado y Gobierno, aquí estamos servidores orgullosos de nuestro pueblo, y descendientes orgullosos de todos nuestros héroes nacionales, y de todos los héroes y los momentos y eventos heroicos de nuestra historia. Abrazos grandes", finalizó.