Miguel Obando, Sub director del Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (Inta),  explicó que en el 2011 se comenzó a trabajar con una agenda que se ha venido perfilando a nivel del programa ProRural, para definir en conjunto cuál es la prioridad y realizar las acciones como gobierno.

Aunque en la primera reunión el grupo trabaja en la definición de las prioridades, Obando aseguró que el tema de la Seguridad Alimentaria se está abordando desde el sector agropecuario.

“Como Inta estamos liderando la parte tecnológica para avanzar mejor en seguridad  alimentaria” dijo Obando y explicó que eso implica determinar  que se debe hacer desde el sector de la producción; definir con qué instrumentos o herramientas debemos avanzar; y evaluar las necesidades del campo y la ciudad.

“Tenemos que tener una buena propuesta para este año 2012 y nos sirva de base para que se fortalezca mejor en cuanto a seguridad y soberanía alimentaria, el país” indicó Obando.

Obando también explicó que las acciones en el ámbito de la seguridad alimentaria serán financiadas con el financiamiento que los cooperantes hacen al fondo común.

Explicó que instituciones financieras internacionales como en Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se están sumando al grupo de apoyo.

En este sentido dijo que “se trata de ir articulando todas las acciones en función  de un objetivo común”.  

Por su parte Luis Mejía, Oficial Agrícola de la FAO y miembro del grupo, indicó que en la reunión se retomaran los temas de prioridad que se enfoquen en la seguridad alimentaria vinculada a la producción de alimentos.

“Recordemos que el tema de seguridad alimentaria contempla la parte de agricultura, pero también educación, nutrición,  medio ambiente” dijo Mejía, no obstante reiteró que al grupo le compete trabajar sobre lo que está vinculado directamente al sector agropecuario y la producción de alimentos.

Durante la reunión dijo que se discuten temas como el de información agropecuaria, y líneas de trabajo como la consulta de consumo de alimentos a nivel nacional, mercados locales, seguridad alimentaria, cambio climático, y fortalecimiento de capacidades institucionales.

“Lo importante en estos temas es el nivel de coordinación, no es únicamente la parte donante que va a estar ejecutando, sino que conjuntamente con las instituciones del sector agropecuario”, afirmó Mejía.