De forma unánime, la Asamblea Nacional aprobó el establecimiento del Libre Tratado de Comercio (TLC) entre el gobierno de la República Popular China y el gobierno de la República de Nicaragua, garantizando así el fortalecimiento de las relaciones comerciales y de cooperación mediante la progresiva reducción y eliminación de las barreras comerciales lo que permitirá una mayor dinamización del comercio.

El diputado José Figueroa, vicepresidente de la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto, refirió que, el tratado de libre comercio permitirá establecer una lista de mercancías con aranceles cero que posteriormente formarán parte integral del mismo.

“En aras de propiciar el crecimiento económico de los sectores productivos, preservando los derechos y obligaciones de las partes, bajo el acuerdo de la OMC, como muestra clara de la voluntad mutua para sentar las bases de cara al desarrollo económico y social de los dos países. El tratado contiene una serie de objetivos encaminados a fomentar la expansión y diversificación del comercio entre las partes, facilitar el comercio de mercancías y servicios mediante la promoción de condiciones, competencias justas en la zona de libre comercio, promover condiciones de competencia leal en la zona de libre comercio, aumentar las oportunidades de inversión en los territorios de las partes”, detalló.

Así mismo, el diputado Figueroa enfatizó que el Tratado de Libre Comercio cuenta con un acápite enfocado en el impulso de las pequeñas y medianas empresas, superando así tratados anteriores en los que no era tomado en cuenta tan importante sector económico en Nicaragua.

“Durante los gobiernos neoliberales solo se abordaba a las empresas de gran capital como generadoras de riquezas y esto no permitía el desarrollo de las capacidades de uno de los sectores más importantes de nuestra economía, por lo tanto este TLC constituye una herramienta de capital importancia para el desarrollo, acompañamiento, fortalecimiento y crecimiento de nuestros emprendedores de las micro, pequeñas y medianas empresas, ya que a través del intercambio de información y conocimiento con los agentes económicos de este segmento de la hermana República de China le permitirá aumentar sus capacidades y promover su participación en el comercio”, añadió.

El TLC trae consigo la eliminación de barreras arancelarias y va a permitir un intercambio más fluido y eficiente en las relaciones comerciales de ambos países, logrando traer muchos beneficios a las familias nicaragüenses, por esa razón, los diputados de las diferentes bancadas dieron su voto de aprobación.

“Por medio de este tratado estamos iniciando un nuevo capítulo en la revolución y evolución del desarrollo de nuestro país, por medio de este instrumento estamos beneficiando a nuestro bello pueblo multiétnico y pluricultural, especialmente a esas familias trabajadoras que por muchos años han demostrado su resiliencia. El TLC viene a mejorar la calidad y rendimiento de los productos de nuestras familias, mejorando así su calidad de vida, trayendo mejores oportunidades para poder invertir, mejorando y trayendo una economía más justa, mejores inversiones a nuestros diferentes territorios y regiones”, expresó la diputada Shaira Downs.

“El TLC tiene como objetivo dar un paso más en el firme restablecimiento de las recientes relaciones comerciales y de todo tipo que ha empujado nuestro gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional con la hermana República Popular China. Este acuerdo comercial con China nos permite el acceso a nuevos 1 mil 400 millones de consumidores potenciales, que es el mercado chino, vamos a multiplicar al menos por dos la posibilidad del intercambio comercial de Nicaragua con el mundo, hay algo que distingue este acuerdo internacional, el tiempo récord en que fue discutido y aprobado, así como el absoluto y estricto respeto a la soberanía, autodeterminación, a la no injerencia en asuntos internos de un estado con otro que fue prácticamente el elemento fundamental de todo el proceso negociador”, concluyó el diputado Wálmaro Gutierrez.