Hoy 2 de noviembre, Día de los Fieles Difuntos, "es un día para dar gracias y para recordar, invocando los valores de nuestros familias y de nuestros héroes y mártires, nuestro Patrimonio Heroico, nuestra gran familia militante, combatiente, guerreros del amor", dijo la Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de Nicaragua.

"Los invocamos, los celebramos, le damos gracias al Padre por tanta vida, y caminamos siempre más allá", agregó la Compañera Rosario.

"Saludos grandes para toda las familias que trabajamos, que luchamos, que caminamos, todas las familias que somos de buen corazón y tenemos grandes esperanzas con la confianza en Dios que nos caracteriza como Pueblo Cristiano, Socialista, Solidario, como Pueblo de Dios".

"Aquí estamos hoy día de los Fieles Difuntos, y ¡Cuántos Recuerdos! Estoy segura que en los corazones, en cada uno de nosotros está la memoria de vida de nuestros familiares, mamá, papá, abuelos, tíos, hijos, nietos incluso. Tan doloroso es perder hijos o nietos, la memoria de cada uno de ellos en nuestros corazones llenándonos de cariño de fortaleza, de lo que cada día nos anima, porque cada uno de ellos está en la Patria Eterna, y desde ahí nos fortalecen, nos animan, nos dan la fuerza necesaria para caminar, para luchar porque la vida es lucha, para vencer", comentó.

La Vicepresidenta de Nicaragua saludó a todas las familias que cumplen con ese hermoso ritual de agradecimiento y memoria. "Agradecemos a todos los que nos han acompañado en distintos tramos de nuestras vidas. Agradecemos a nuestros héroes, a nuestros mártires, y todos nos sentimos unidos en la Gracia de Dios, por Gracia de Dios".

"¡Cuántas oraciones elevamos al creador! A nuestra Madre María, para que continúe como Madre intercediendo por la paz y el bien, el bien común, por el amor al prójimo, por la fraternidad, por la hermandad, por los valores de familia, de comunidad. ¡Cuántas oraciones en memoria de quienes están ya en ese otro plano y viviendo desde la fortaleza que nos sigan dando!".

"Aquí estamos, aún este día de recordación, de memoria, de dar gracias a la vida, porque cada uno de nuestros seres queridos, han sido de vida, y son de vida para nosotros los creyentes en la vida eterna: oraciones, cantos, flores. Un día para dar gracias y un día para recordar, invocando los valores de nuestros familias y de nuestros héroes y mártires, nuestro Patrimonio Heroico, nuestra gran familia militante, combatiente, guerreros del amor, los invocamos, los celebramos, le damos gracias al padre por tanta vida, y caminamos siempre más allá", finalizó la Compañera Rosario.